Los momentos más intensos de enero 2020

Y esto está empezando

El mes de enero siempre ha sido medio complicado, y aunque en Pe Erre las navidades siguen hasta las Fiestas de la San Se, también es el momento de entrar a la rutina luego de haber engorda’o 40 libras por estar metiéndote lechón y bebiendo todos los días. Es normal que para la última semana de enero uno sienta que el mes duró 75 días, pero cuando pensamos que este 2020 era nuestro año, empezamos esto con el pie izquierdo… con el pie izquierdo y la pierna rota mejor dicho. Ese año vino con todo, y aunque todavía no han pasado ni dos semanas, este enero nos lleva bien ajora’os. Vamos a hablar un poco de los momentos más intensos de enero… en solo 14 días.

4. ¿Va a haber guerra?

Uno de los loquitos más poderosos del mundo, Donald Trump, mandó a que le dieran pa’ abajo al general Qasem Soleimani, uno de los tipos más poderosos de Irán. Esto provocó que de un lado gritaran “venganza” y del otro dijeran “tiren pa’ lante”. No había pasado una semana del 2020 y ya había vientos de guerra mundial. En Puerto Rico, lugar de donde salen muchísimos soldados de las filas norteamericanas, apretaron el botón del pánico porque cuando Estados Unidos se mete en un lío, la isla sale j**ía por añadidura. Después de varios infartos, ver mapas sobre cómo montar un bunker y ver tutoriales de YouTube sobre cómo sobrevivir a un apocalipsis, los boricuas (y el mundo) respiraron un chispito de calma porque la cosa parece que se enfrió… por ahora.

3. Nicky Jam y Daddy Yankee hacen una canción… que les quedó malísima

El 2019 lo cerramos con la noticia de que Ramón Ayala y Nick Rivera volverían a unir fuerzas. Todos los años Yankee zumba para este mes un palo, así que la gente esperaba que tiraran fuego en esta nueva canción. “Los cangris” lo dieron todo… y se escracharon. Aunque DY lleva una racha ganadora desde hace años, en esta ocasión solo se ganó un buen skip cuando “Muévelo” suena. La dupla decidió recurrir a “la vieja confiable” de coger los coros de una canción vieja, meterle tres chanteos por encimita y hacer un Frankenstein urbano. El único feliz con el tema fue Don Omar, quien todas las noches le reza a Dios para que Yankee meta las patas.

2. La tierra tiembla

En esta bendita isla hemos enfrentado un par de huracanes, tormentas, fuegos, sequía, racionamiento de agua, falta de luz y un montón de cosas más, pero no estábamos ready para que la tierra temblara. Un temblor de 5.8 se registró en el sur el “Día de Reyes”, situación que provocó que cientos de familias tuvieran que salir de sus hogares; y justo cuando creíamos que la situación no podía empeorar, el 7 de enero se reporta otro evento de 6.4 que acabó de destruir a varios pueblos costeros. Después del terremoto del 7 de enero, el sistema eléctrico “se protegió” y el país entero se quedó sin luz. Al momento de escribir esta nota (una semana después del evento), todavía están bregando con energizar la isla, a la misma vez que el sistema se sigue cayendo y la tierra sigue temblando. Lo más triste: miles de hermanos boricuas que lo perdieron todo en el sur.

1. Políticos charlatanes buscando pauta y ‘photo op’

Después de los sismos de la pasada semana, el país entero se ha desbordado en ayuda para los damnificados del sur de la isla. Cuando sucedió María, los boricuas sobrevivieron como pudieron, y los hermanos de la diáspora nos enviaron ayuda, mientras el gobierno tenía un centro de entretenimiento con aire acondicionado en el que jugaban a dirigir. En esta ocasión, los puertorriqueños no le creen a la clase política, así que ellos mismos están entregando las ayudas para asegurarse que no suceda lo mismo que en el huracán cuando miles de botellas de agua y suministros fueron escondidos y no llegaron a las personas afectadas. Pero nuestros políticos no paran de sorprendernos, así que en esta ocasión estos desgracia’os han utilizado el terremoto para politiquear, tirarse fotos y hasta ponerle logos (en modo de campaña) a suministros donados. Hemos tenidos unos días difíciles, pero si algo Pe Erre ha demostrado es que no necesita a sus políticos para un ca**jo.