La reseña (con varios spoilers) de "El Ganador"

Si te estremeciste con la escena de Héctor El Father gritando “¿qué quieres de mí?” en “Conocerás la verdad”, con Nicky en “El Ganador” vas a llorar...

Como casi todos los chamaquitos en la década del noventa, yo crecí escuchando reguetón. Recuerdo poner el televisor en la noche en el Canal 7 en Ponce (no sé qué canal era en área metro) para ver los videos donde jóvenes pobres comenzaban sus carreras de la forma más al garete posible. No tenían recursos, el budget para los videos consistía en un six pack y medio ‘fili’ babeao, y los ritmos y melodías eran un plagio de Panamá y Jamaica. Así fue nació un género que fue subestimado, odiado y censurado, hasta lograr convertirse en la bandera de Puerto Rico.

Nicky Jam comenzó en el reguetón bien chamaquito, incluso, fue como la versión primitiva de Miguelito. Poco a poco fue consolidándose en el “underground” hasta que junto a Daddy Yankee lograron tener uno de los dúos más cab***es del género. Temas como “En la cama” y “Sábanas blancas” fueron tremendos palos que provocaron muchos embarazos no deseados. La irresponsabilidad de Nicky, combinado con su abuso de las percos, provocaron la separación del dúo, pues Papa Yankee siempre ha sido un tipo que estaba puesto para hacer de su pasión un negocio. Después del quiebre del dúo, Daddy hace “Barrio Fino” y todos sabemos que lo que pasó. Mientras “el jefe” estaba explotando tarimas y viajando el mundo con “La gasolina”, Nicky estaba charreando con “Chambonea”, subiendo de peso y viendo su carrera irse por la borda.

La serie “El ganador” cuenta la vida del señor Jam, desde su difícil niñez en Boston, los problemas en los que se metió por estar siempre deseoso de sexo y con ganas de bajar panties, y su caída en la drogas. Nicky Jam, personificado por el cantante urbano Darkiel Omar, revela todas las situaciones que ocurrieron en su vida hasta su gran oportunidad en Colombia, donde finalmente resurgió su carrera. “El ganador” constantemente juega con la línea del tiempo para que el espectador se mantenga pendiente, así que por momentos puedes observar a Nicky metiéndose percos como si fueran 'gummies', y en la otra escena está un Young Nicky viendo como la mamá tiene sexo en la parte de atrás de un carro. Hay que destacar que la mamá de Nick Rivera Caminero es descrita como una adicta a las drogas, prostituta y totalmente irresponsable en la crianza de sus hijos, algo que sin duda alguna marcó al cantante. De hecho, la mamá de Nicky hace lucir a Ana Cacho como “la madre del año”.

La serie tiene varios errores en los lugares que escogieron para filmar, pues en lo que se supone que sea Puerto Rico, se puede claramente notar que son barrios de México o Colombia. La producción quizás no cuidó algunos detalles, y en algunas escenas los lugares que se supone que representen barrios puertorriqueños son tan raros, que no hay caballos, sino hermosas llamas del Perú; además dejaron pasar pequeños detalles como el “ALTO” en lugar del “PARE” en las señales del tránsito.

Otro error de la historia es que estiraron demasiado la trama por momentos. Por ejemplo, en los primeros capítulos Nicky y Daddy reciben una amenaza de muerte de un títere de la calle, y casi se cogen cuatro capítulos enteros para culminar ese nudo. En el capítulo dos Nicky habla sobre un party donde se tiene que presentar, él está en Estados Unidos y si pisaba Puerto Rico lo podían matar, y mientras habla por el celular él dice “el concierto es en dos días” y nunca explicaron bien lo que ocurrió hasta el cuarto episodio. Esos fueron los dos días más eternos del mundo. El actor que hace de Young Daddy (José Arroyo) es un clon de Raymond Ayala, y le metió bastante bien, mostrando a un Yankee con una relación casi paternal hacia Nicky. Es bastante divertido cada vez que sale un personaje y dicen el nombre, pues el escogido de los actores para personificar a las figuras del género estuvo muy duro. La quijá de Darkiel es quien se lleva todos los honores, pues casi toma vida propia en cada una de las escenas.

“El ganador” se puede ver en Netflix Latinoamérica, pero en Estados Unidos y Puerto Rico será presentada por Telemundo y no se sabe cuándo. Esta ha sido una de las peores decisiones en la historia de la distribución de contenido, pues en la era del Internet no hay tiempo que esperar y la gente consigue todo tipo de contenido en las redes. Cuando la pongan por Telemundo, será un “gracias por participar” porque ya medio mundo la vio. De diez percos, yo le doy ocho a “El ganador”.