La reseña OBJETIVA de “Historias de un capricornio”

¡Prrrra!

Después de unos años medio quita’o del estudio de grabación, Arcángel regresa para demostrarle al mundo que algunos reguetoneros son mejores en sus videos de Instagram que en sus producciones.

Austin Santos se hizo famoso en el año 2005 cuando explotó “Sangre nueva” e inició una guerra lirical con el bacalao de Franco El Gorila. En aquel momento, fue “la marash” el que salió victorioso, y en poco tiempo botó a De la Ghetto del dúo y se fue como solista para convertirse en una revelación. Aún recuerdo como Arcángel fronteaba con su éxito, pues sin tener un disco en la calle el tipo estaba facturando y era el chiquiartista más solicitado del género; todo este derroche de fama y dinero llegó a su fin cuando Arca cogió una juntilla con “el que todo lo c*ga”, Don Omar.

Por mucho tiempo Arcángel nos engañó haciéndose llamar “el chamaquito” cuando ya tenía casi 30 años, y en los pasados años se ha dedicado a hacer videos en sus redes en los que nos da lecciones como si fuera Yoda y cuenta cuán puercos son en el género urbano, a la misma vez que nos frontea con sus pertenencias mientras dice que “el dinero no lo es todo”. Ahora Papi Arca regresa con todo y viene a darnos lo mejor que sabe hacer: berrear y hablar de enemigos imaginarios. Vamos a analizar canción por canción su producción llamada “Historias de un capricornio”

-Mi testimonio: El disco comienza con la voz de un niño diciendo “papi, eres el mejor”, demostrando una vez más que los menores saben disparar mentiras sin miedo alguno. En este tema Arcángel dice que “a veces extraña la pobreza”, y ya ahí mismo le di skip a la canción porque no puedo bregar con los embusteros.

-Al volante: En esta canción Arcángel narra la historia en que “la vida dio un giro 360”, y terminó haciendo travesuras mientras guiaba el Panamera. El tema tiene la esencia del viejo Arca, aquel que mencionaba “el tronky” en todas las canciones. No es un mal comienza para un disco. Vamos bien, Arca.

-Rehén: Este tema es junto al exmejor amigo de Kevin Fret, el señor Juan Carlos Ozuna. Hay que destacar que Arca es el maestro de los nenes de la nueva que quieren cantar como quinceañeras. Hace mucho tiempo no sentía a Ozuna haciendo un perreo bueno, y aquí lo logró; incluso, la canción es mejor que todo su disco “Nibiru”.

arcangel


-Ponte bonita:
Una canción para empoderar a la mujer que disfruta de janguear y no pagar ni un centavo en el botelleo. La canción solo puede ser disfrutada si tienes tres bendiciones, dos operaciones en Colombia, perridientes y haces Boomerang fumando hooka.

-Infeliz: Yo no sé qué diantre le pasa a Bad Bunny que siempre tiene una fucking lloraera, y en este tema vino con más lágrimas. Dale skip si no estás pa’l llanto.

– Video llamada: Dale skip sin miedo.

-Doble cara: Este es tremendo para dejarlo sonando a lo lejos mientras piensas en otras cosas durante el tapón. Una canción de relleno para algunos, para otros sencillamente una pérdida de tiempo.

-Hábitos: Arca hizo una extraña movida al grabar con Manuel Turizo, que es el Lunay colombiano. Si estabas buscando guerra y la típica roncaera de Arca, aquí no lo vas a encontrar. Una canción flojísima.

-Lléname de luz: Una canción que fue escrita para el dúo Chino y Nacho y por alguna razón terminó en la voz de Arca. En este tema Austin vino con un flow más blandito que los senos de Jay Fonseca. ¿Qué diantre le pasó a “La marash”, ombe?

-No salgo de casa: Ok, al fin podemos escuchar al Arca altanero, presumido y soberbio. Ese es el Arcángel que me gusta escuchar, el que te insulta y luego te dice que te dará $100 para que te saques los piojos.

-Sigues con él: sin duda alguna, este es el mejor tema del disco. Aunque Sech siempre tiene una lloraera, se ajustó muy bien al estilo romántico del enanito del callejón. Esta canción es como una nueva versión de “Me prefieres a mí” que cantó con Don.

-Capricornio: esta canción solo fue una excusa para que Arca rimara mencionando los signos zodiacales. Puedes darle skip y nada va a pasar.

-Memoria rota: Dale skip sin temor.

-Te esperaré: Dios mío, ¿este disco todavía no se acaba?

-Invicto: Muy buena canción, y a pesar de que el disco es flojísimo, cerró la producción en high. A esta momento del disco, no sé si ponerlo otra vez o no volverlo a escuchar nunca.

Conclusión: Este disco solo tiene dos o tres canciones buenas, y luce bueno solamente porque los muchachos del género han tirado plastas este 2019. “Historias de un capricornio” se lleva cinco de diez percos.