"Justicia para Mia Khalifa"... Recogen firmas para eliminar su material porno de la web

"Nunca he hablado de esto, porque me hicieron sentir como si no pudiera contar mi historia sin ser ridiculizada..."

La ex actriz porno Mia Khalifa mantiene una lucha contra la industria pornográfica, la que abandonó en 2015. Recientemente, narró su historia y todos los abusos e incomodidades por las que pasó en el mundo del cine para adulto.

En varias instancias ha manifestado en sus redes sociales su deseo que las plataformas virtuales borren los videos que protagonizó en 2014 y que han afectado su salud mental. Actualmente, Mia Khalifa es el símbolo de una lucha que ha conmovido a miles de personas en redes sociales, que han solidarizado con su traumática experiencia.

Diversas personas alrededor del mundo se han conmovido e impactado por su experiencia, y a través de redes sociales han solidarizado con ella y han levantado el hashtag "#JusticeForMiaKhalifa", con el que se busca algún tipo de reparación.

Así las cosas, en la plataforma Change.org surgió una petición que busca firmas para que las plataformas digitales borren el contenido pornográfico protagonizado por Mia Khalifa.

"Estamos exigiendo que se devuelvan sus nombres de dominio, se eliminen sus videos y se discutan de manera justa en la corte sin poner a Mia Khalifa en una profunda ruina financiera. Mia ha expresado su arrepentimiento por sus decisiones en la industria del porno varias veces", dicen en la plataforma.

Al respecto, a través de sus cuentas en redes sociales, Mia Khalifa dijo que "los amo, a todos los que firmaron esto, están invitados a mi fiesta de cumpleaños".

Mira la petición para "Justicia para Mia Khalifa" pulsando aquí

Relato de abuso y engaño

En jueves pasado Mía reveló los abusos que sufrió por parte de Christian, un fotógrafo.

"Nunca he hablado de esto, porque me hicieron sentir como si no pudiera contar mi historia sin ser ridiculizada por el público en general", partió diciendo en Twitter y recalcando que "ahora me siento segura, y también la necesidad de descargar algunas cosas que me han perseguido durante mi breve período en la industria".

Según contó Mia Khalifa, tras hacerse conocido uno de sus primeros videos, un ejecutivo de Bang Bros, Jordan Sibbs, dijo que un pariente de su novia estaba en la ciudad y que era un fotógrafo para la revista VOGUE…

Fue ahí cuando Sibbs le señaló que podría tener la oportunidad de aparecer en algunas publicaciones y que podrían abrirse algunas oportunidades si trabajaba con ese fotógrafo.

"Mis ojos se iluminaron, me sentí honrada y emocionada, pensé que tal vez la terrible situación en la que estaba podría convertirse en algo positivo", dijo.

En ese sentido, acordó un encuentro con el fotógrafo y cuando llegó a la oficina de Bang Bros, pensó que habría un set arreglado o alguna ubicación especial.

Sin embargo, afirmó que "desde el momento en que me dijeron que no había maquillaje, supe que algo estaba mal (…) nunca había estado en un set 'real', y no quería insultar inadvertidamente al fotógrafo o su proceso, porque ¡qué pasaría en VOGUE!".

mia

"Me llevaron al techo del edificio solo con él. Me entregaron un hijab y dos réplicas de fusiles semiautomáticos. Siguiendo sus órdenes, posé para las fotos de la manera que él quería, mientras hacía correciones físicas en mi cuerpo", añadió.

Luego de esto se dio cuenta que las órdenes que le daba pasaron de ser instrucciones amables a lacivas y cuando creyó que habían terminado, le dijo que posara sin ropa interior contra una pared.

"Mi corazón comenzó a palpitar. Sé que podría ser facil decir: 'tuviste sexo en cámara, ¿cuál es el problema?' Pero debes comprender el nivel de miedo que tiene una mujer cuando se siente impotente", agregó.

Khalifa admitió que se sintió vulnerada, aterrorizada y usada. Pensó en gritar, pero estaba paralizada en la situación. "Todavía siento el frío metal de sus anillos en un escalofría por mi espalda", reconoció.

"Era demasiado joven para darme cuenta en ese momento, pero estos hombres, todos ellos, colectivamente y conscientemente, decidieron engañarme. Jordan Sibbs, el fotógrafo, otros ejecutivos de Bang Bros, son cómplices (…) semanas después, esas fotos terminaron siendo utilizadas para el sitio web que Bang Bros creó bajo mi nombre. Para lo cual era dueña del dominio antes que, nuevamente, me engañaran para que se los vendiera por un dólar", cuestionó.