Jhay Cortez y el arte del éxito en baja

Productor y compositor de música urbana... Pero la tarima es lo suyo.

 

GUAYNABO – Es un lunes más o menos nublado, y Jhay Cortez anda en la de él, bien a fuego, pero bien en baja. Ha sido citado por su equipo de relaciones públicas para realizar varias entrevistas en un restaurante de la muy transitada zona de San Patricio.

Repetimos, va en baja. No hay blin blin, apenas una gorra y un jacketcito casual, que combina con unas tenis y unos cortos. El celular, como cualquier persona de su edad, parece otro dedo en sus manos, no lo suelta ni en las cuestas. Es que así es que se trabaja en el año 19 del siglo 21.

“Aquí estamos, ya tu sabes hermano”, comenta justo antes de poner el celular en la mesa para comenzar la entrevista y pedir un café.

Son gajes del oficio, esto de hablar con la prensa. A sus 25 años de edad, Jhay puede decir que ya ha vivido décadas en este género musical, si nos dejamos llevar por el éxito tras bastidores que ha experimentado. Quizá usté no lo sepa, pero Jhay es el responsable de numerosos éxitos de artistas como Zion, Ozuna, Natti Natasha y J Balvin.

cortez balvin

Pudiese decirse que Zion y Balvin han fungido como sus padrinos en este difícil mundo musical, pero vamos, no es como si Jhay necesitara algún trampolín para catapultarlo a la cima. Su talento habla por sí solo. De hecho, fue en esos años de adolescencia, en esos años de formación de vida, cuando Jhay Cortez entendió lo que tenía que hacer. Apenas era un teenager .

“Pues yo empecé a los 14 a producir, a los 16 a grabar, y ya a los 17 empecé a trabajar con otro artistas. A lo 21 ya se puso todo mas serio, había madurao’, tenia vocablo e historias pa’ contar”, expresó al dialogar con El Calce en una mesa de este restaurant argentino en San Patricio.

“Como sabia grabar, empecé bien chamaquito. Y en lo que crecía, para coger mi personalidad, mi color, pues estuve grabando con otros artistas. En inicio [lo hacía] en casa de un amigo mío, que se llamaba Joel, pero siempre fue en diferentes lao’s, en lo que mi flow se desarrollaba y cogía mi estilo”, explicó el joven natural de Carolina y criado entre Río Grande, la 65 de Infantería y Canóvanas.

Mientras empezaba a desarrollarse en la música, a Jhay se le presentó una gran oportunidad, la de culminar sus estudios de escuela superior de forma adelantada. Así lo hizo y entonces entró a estudiar en un instituto especializado en producción de sonido, “pero, para serte sincero, ya había muchas cosas que me querían enseñar y que ya yo sabía”.

“Mi familia me empujaba a estudiar, quería que tuviera un plan b. Estuve un semestre, pero era muy desesperao’. Las clases básicas no me gustaban, porque yo aprendo mejor viéndolo y me estaban enseñando cosas que ya sabía, pues vengo grabando desde los 16. Por eso decidí enfocarme en el género y seguir ahí metiendo mano a ver qué pasaba”, apuntó.

Jhay entonces decidió tomar el micrófono, pero de repente Zion le dio una oportunidad de escribirle un tema y el resto fue historia. Ya a los 21 años de edad, Jhay se había consagrado como compositor en el género urbano, una vocación que quizás pueda parecerle poco a los académicos y eruditas de la palabra, pero que es muy bien renumerado en el trap y el reggaetón.

“Creo que me acoplo bien a los distintos ambientes, esté en una urbe o en un caserío, sea en trap o reggaetón, creo que me adapto bien a todo”, subrayó.

En este mundo de música que es relacionada con la calle, Jhay acepta que “uno ve muchas cosas frías, pero la clave es mantener la mente positiva. No hay de otra”.

Así las cosas, Jhay zumbó su EP titulado All Eyes, el cual recibió gran acogida general dentro de la música urbana, y una que otra crítica por los fundamentalistas del rap que aludían a que e

“Contra, lo de Tupac fue hace más de 20 años”, sonríe Jhay, siempre en baja, entendiendo que en la música lo original básicamente sale de lo que ya se ha hecho, que las fórmulas para el éxito básicamente se forjan en el camino.

“Y cuando llegas al éxito es cuando más difícil se pone la cosa. Porque no es llegar, es mantenerse”, acotó.

AHORA | Llega Jhay Cortez al #LunesRandom

Posted by El Calce on Monday, June 10, 2019

En esas está ahora Jhay, porque pues ya llegó, “pero yo todavía me siento que estoy empezando. Se siente bien ver el fruto del trabajo de uno, pero yo pienso aún que estoy empezando”.

No obstante, hay que hablar del éxito. En estos momentos, su álbum Famouz se encuentra entre los más pegao’s de Spotify con decenas de millones de streams desde que salió el mes pasado. Su tema No me conoce, junto a J Balvin y Bad Bunny, ya cuenta con más de 70 millones de visitas en YouTube. Ahora, le toca tomar la batuta de su carrera y seguir subiendo la empinada cuesta del progreso. Eso sí, no le pidan que cambie. Jhay está claro, escribe y canta de lo que ha experimentado, pues aunque esto ya es su profesión, arrancó como una vocación.

“Pues a veces soy introvertido, a veces soy extrovertido. Y uno escribe de lo que vive, de lo que ve. Por que si no le pones tu toque de vida a las cosas, pues… no hay creatividad. Yo voy a seguir en esto, esto es lo que sé”, señaló el creador de numerosos hits actuales del género urbano.

Y lo dijo así, casi en susurro.

“Yo apenas estoy empezando”, repite antes de acabar la entrevista.

Pedimos otro café para Jhay y una cerveza para acá. Jhay va en baja, Jhay va bien. Respira y mira por la ventana hacia el infinito. Ese parece ser su destino.