Indy Flow y Galante El Emperador: una historia de amor como pocas

Volverás a creer en el amor

Este año 2019 ha sido fatídico para las parejas de la farándula, y hermosas duplas como Jacky Fontánez y El Guaynaa o Francis y Natalia decidieron culminar sus relaciones dejando a Puerto Rico con el alma destrozada. Aunque los boricuas siempre prefieren los bochinches que tengan que ver con que alguien salga jo*ío, en El Calce queremos hablar de una relación que ha enfrentado muchas vicisitudes, y que tres años después aún continúan amándose y haciendo el amor como si fuera la primera vez: es obvio que nos referimos a Zuania Vélez y Alex Serrano, mejor conocidos como Indy Flow y Galante El Emperador.

El tiempo pasa volando, así que vamos poco a poco narrando el génesis de esa dulce pareja y cómo han enfrentado las trampas del destino permaneciendo unidos.

indy2

El comienzo

Era el año 2014 y Zuania Emali Vélez Castro participó en el concurso Miss Puerto Rico Universe representando al horrendo pueblo de Cataño. Aunque no ganó la corona, se alzó con el premio de “mejor cuerpo”, y a pesar de no entrar ni en las primeras 20 finalistas, Zuania aprendió una valiosa lección: su atlético cuerpo sería la llave para llegar a la fama. Un año después de ese suceso comienza su relación con el famosísimo cantante Jovani Vázquez (Jota Uve), quien estaba guisando en todos los pulgueros y baby showers del área norte con su extenso repertorio de cinco canciones. Zuania comenzó siendo su acompañante en los coros, sirviendo de DJ y como asistente para buscarle tragos a Jovani, pero su hambre la llevó a aprender de forma rápida el difícil negocio de la música. En solo semanas esta hermosa chica dominaba la tarima del pulguero de Arecibo, cambió su nombre a Indy Flow y en par de meses decidió irse como solista, pues Jovani solo le estaba trayendo problemas con la Ley y accidentes vehiculares. Antes de culminar su tormentosa relación con “el león del área norte”, la pareja decidió participar en el video de un novel talento llamado Galante El Emperador. Lo mejor de todo es que lo que pasó en la historia del video sucedió en la vida real, pero sin el bote: Galante le quitó el amor de Zuania a Jovani.

Grajeos, desnudez y videos intensos en Instagram

Como toda pareja joven y alocada, Galante e Indy comenzaron a dejar ver su relación a través de las redes sociales donde se podía ver al caballero con pollina de cockatiel dándole besos en las nalgas a su amada, para crear la envidia de decenas de enfermitos que seguían a la cantante para ligársela sin mesura. Todos pensaron que era una movida para promocionar las canciones de la señora Flow, pero pasaban los meses y era más el soft porn que zumbaba la pareja que las canciones que salían de este binomio. A pesar de exceso de libido de estos jovenes, lucían como una hermosa pareja, de esas que van a Isla de Cabras a ver el atardecer bebiendo Heinekens o que se toman de la mano en La Guancha para ver los pescados que comen pan.

La carrera de Indy comienza a tener problemas

En una ocasión se habló muchísimo de que el productor musical Sergio George y el productor de eventos César Sainz querían tomar la carrera de Indy y convertirla en la Cardi B de Cataño. Aunque para muchos esto era una locura, la realidad es que la idea no era tan descabellada porque Belcalis Marlenis Almánzar tampoco es una gran cantante y es más fogosa que Zuania, así que solo necesitarían mucho auto-tune y mucha desnudez para hacer a una gran estrella. Todo esto se hizo polvo, pues Indy no dio pies con bolas y en el estudio de grabación hasta se le olvidaba la letra de su hit “Lengua, de’ito”. Después de esto, Indy y Galante deciden irse a probar suerte a los Estados Unidos, donde viven en hoteles de mala muerte, e incluso, fueron botados en más de una ocasión por intentar pagar con dinares la habitación. Zuania y Alex estaban raspando el pegao, pero aún así seguían juntos luchando por un sueño. Tras varios meses viviendo como deambulantes, deciden volver a Puerto Rico para intentar ser profetas en su tierra… algo que claramente no iba a suceder.

indy3

Llegó el porno a sus vidas

Al llegar a la isla, esta intensa pareja no tenía un estudio donde grabar todos los palos que habían escrito, tampoco tenían dónde hospedarse, y solo andaban con una mochila llena de potes de Chef Boyardee que abrían con una piedra, así que aprovechando el cuerpazo de Indy, estos deciden iniciar en la industria del mundo porno vendiendo videos de la trigueña chica chupando whipped cream. Hay que destacar que la venta de videos porno ahora mismo es tremendo negocio, pero la competencia está bien fuerte, algo que la señora Indy desconocía; y mientras Fly Tetas estaba haciendo y deshaciendo con sus compañeros, Zuania pretendía que le pagaran para verla comiendo guineos y twerkeando. Su pasadía por la industria porno fue bastante breve y solo logró ganar $35 de una sola persona (todos creen que se los pagó el mismísimo Jovani para poder verle medio seno).

El arresto de Galante

Esta relación está llena de muchas bajas y ninguna alta, así que para completar este novelón, Galante fue arrestado luego de que amenazara a los papás de Indy con un arma de fuego. Además, el señor Emperador le mintió a las autoridades dando información falsa alegando que le robaron el arma y una cartera valorada en $15. Cuando todos creían que Indy terminaría su relación con Galante, esta se mantuvo firme a su lado, llegando a tirarle a su propio padre y gritándole al mundo que estará con este joven hasta sus últimos días (aunque eso cueste irlo a ver a la 1072). En una entrevista reciente mientras un confuso y risueño Galante era llevado a la cárcel, este dijo que “amaba a Indy y que todavía no habían visto lo mejor de él”.

En tiempos en que las parejas se dejan por cualquier bobería, Indy y Galante nos hacen creer en el amor verdadero, ese amor que está en las malas y en las peores.