Huestes bolcheviques escribieron boricua en ruso pa' los turistas

Aquí un poquito de humor rojo, rojito, para este sábado en la noche

En un informe secreto, circulado por la CIA el 5 de septiembre de 1975, los norteamericanos advirtieron que la propaganda comunista de Fidel Castro estaba haciendo de las suyas en Puerto Rico, principalmente de la mano de los independentistas socialistas, que en el 1971 lograron poner en marcha su exitoso partido político. El pánico rojo no permitió que aquel miedo que amenazaba el poder se convirtiera en un lamento patriótico, pero recientemente el honorable gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló,  tiró en su Twitter una noticia que ha vuelto a levantar sospechas sobre el intervencionismo bolchevique en la cuenca caribeña.

De acuerdo con los espías mediáticos de la inteligencia colonial, "Boucva" es boricua en ruso. Contrario a la idea de que la primera dama, Beatriz Rosselló, pensó esta movida como un esfuerzo para resaltar el nacionalismo criollo poniendo un mensajito en cursivo en los puertos, el rojo y la estrella solitaria no convencen al pueblo.

Y es que el anuncio del hijo de Pedro Rosselló —quien en su momento fue el pupilo de Carlos Romero Barceló— se da a solo unas horas de que el presidente Donald Trump se viera forzado a cerrar parte del gobierno.

No son tiempos de guerra, pero los días pasan igual de pesados que en aquellos años de incertidumbre. Sin embargo, en medio de la apertura cubana, no hay por qué preocuparse. Como lo dijo la CIA en aquel informe sobre Cuba y Puerto Rico, el 5 de septiembre de 1975, "los socialistas y los independentistas son masivamente repudiados en las urnas por los votantes puertorriqueños, y eso continuará". La primera dama es sabia, calculadora y crítica. Ya lo demostró la vez que le recomendó a Rubén Sánchez los 100 años de soledad de Paulo Coelho y cuando en medio del apagón que dejó María mandó una velita a los pueblos sin servicio de energía eléctrica.

¡Firmes, camaradas! ¡Que sigan llegando cruceros, porque #PuertoRicoSeLevanta!