¡Gracias, Gallo! Tito Rojas nos dejó un regalo antes de coger pa' su casa celestial (Video)

Maldito 2020.

Un gallo cantó por última vez antes de coger pa' su casa celestial.

La Policía en Humacao reportó esta mañana la muerte del cantante Tito Rojas, en una residencia familiar en el barrio Mariana de dicho municipio, según informó la sección policiaca del periódico en el que figura el legendario periodista Miguel Rivera Puig, El Vocero.

"Tito Rojas, que en paz descanse", dijo el locutor de por la mañana de Sal Soul. "Terrible noticia, a las 12 del mediodía venimos con un especial".

Entonces, a esta redacción se le confirmaba la terrible noticia: el cantante de salsa, Julio César Rojas López conocido como Tito Rojas, falleció a sus 65 años en la madrugada de hoy, 26 de diciembre de 2020.

Según la información confirmada por el Cuerpo de Investigaciones Criminales de Humacao y por la oficina de prensa de la Policía de Puerto Rico, una llamada al 9-1-1 alertó sobre una situación médica en una residencia del barrio Mariana del municipio de Humacao la cual se trataba del exponente de salsa.

La llamada se realizó cerca de las 12:30 de la mañana, cuando al llegar se dieron con el cuerpo de Rojas.

Antes de su fallecimiento, Rojas estuvo compartiendo en un actividad familiar en el barrio Tejas. Cuando sale de esta se comienza a sentir mal y se detiene en casa de un familiar en el barrio Mariana, ambos en el municipio de Humacao, donde expresó un malestar y solicitó que se le llevara al hospital pero el cantante se desplomó cuando iban abordar el vehículo por lo que se comunicaron con el 9-1-1.

Rojas, nació el 14 de junio de 1955 en el mismo municipio.

Su último gozo:

"Quiero que disfruten al máximo este Especial Navideño que preparé para TODOS ustedes. Dale pa' bajo y ayúdame compartiéndolo con toda tu familia y amistades", fueron las simples y humildes palabras que el Gallo salsero emitió al colgar durante el día de Nochebuena un especial grabado en vivo, en el que ofreció su último concierto adaptado a las reglas de la pandemia.

¡Grande, Gallo!