Gilbertito se entregó en cuerpo y alma a su público en el Choliseo

Santa Rosa transportó anoche a miles de personas que se dieron cita en el primer concierto celebrado en Puerto Rico desde la pandemia a un recorrido a través de sus 44 años de carrera musica.

Rafael Contreras

Amor mío no te vayas, que yo no quiero verme solo otra vez”… así encendió el salsero puertorriqueño Gilberto Santa Rosa nuevamente un Choliseo miles de personas que tras 15 meses de pandemia y confinamiento no quieren verse solas otra vez. Y que mejor que reecontrarse en la música de uno de los grandes artistas que la salsa que nos regaló en los ochenta.

La entrega al reencontrarse con su público, demostró la excelencia que pronto llevará al Caballero de la Salsa a ser honrado por la Academia de la Música Latin Grammy.

Desde el proceso de llegar al Coliseo de Puerto Rico, José Miguel Agrelot, la emoción y el entusiasmo de la gente era palpable, pero cuando sonaron los primeros acordes de la orquesta y las dos pantallas gigantes a los costados del escenario mostraron la entrada del querido artista a la tarima, el estallido de emoción fue incontenible. “Amor mío no te vayas” fue el himno perfecto para dar inicio a la fiesta.

“¡Qué rico que siente! Buenas noches a todos. Encantadísimo de estar aquí, ver el público, sentir ese cariño que solo se siente con público en vivo. Qué privilegio que seamos nosotros los que podamos hacer este primer concierto aquí en el Coliseo José Miguel Agrelot”, dijo el artista al reencontrarse con su público luego de la primera canción.

“Vivir sin ella” llevó a la audiencia casi completa a retomar el baile, muchos esmerándose con pasos elaborados y vueltas de competencia. “Conciencia y Amor para la historia” también extasió al público. El artista incluyó clásicos de su extensa carrera musical, incluso desde que cantaba en la orquesta de Willie Rosario. Fueron tres horas de un gozo musical tanto para el artista como para los presentes.

Mira las fotos del espectáculo:

Fotos: Rafael Contreras

Aunque no hay duda que Gilbertito con sus canciones fue la estrella del show, los invitados que presentó elevaron el concierto al próximo nivel. Los salseros de la mata se gozaron la presencia de Pirulo, cantante titular de Pirulo y la tribu, quien acompañó a Gilbertito en una “batalla de los timbaleros” con la canción “Que se sepa”. Luego, Santa Rosa le cedió la tarima a Gerardo Rivas, quien presentó su canción Happy y con quien tuvo un duelo de soneo. Ya en las postrimerías del recital, la cuatrista Fabiola brilló en el arranque de “Isla del Encanto”. Fue precisamente en la interpretación de “Isla del Encanto” cuando surgió uno de los momentos más emotivos del concierto con la invitación a la tarima por parte de Gilbertito a varios miembros de los equipos olímpicos y paralímpicos de Puerto Rico. A la tarilla subieron junto a otros olímpicos, nuestras 12 guerreras en el baloncesto femenino.

Aunque los artistas y deportistas invitados a tarima brillaron ante todos, los que no pudieron llegar al escenario no pasaron desapercibidos. Gilbertito le dedicó “Lluvia” a su amigo y fenecido cantante, Jaime Morales. Fotos de ambos se presentaron mientras un emocionado Santa Rosa cantaba y proclamaba que su amigo fue un “músico y ser humano extraordinario”.

Finalmente, el concierto vio su fin con la rendición plenera de “La agarré bajando”, lo que garantizó que todos salieran del Choliseo con el mismo entusiasmo con el que llegaron.