Georgie demostró que es un gallito marrueco en emotivo discurso

La gente lo quiere mucho

En Puerto Rico ser un líder no es una cosa fácil. Cuesta mucho trabajo en la calle y sudar la gota gorda al máximo. Por eso ver a Georgie Navarro es hasta poético, porque el hombre es la definición de líder en persona.

El honorable representante del precinto 5 de San Juan, Guaynabo y Aguas Buenas, se presentó este fin de semana en la radicación de Miguel Romero, el señor que quiere ser alcalde de la ciudad capital para liberarla de la marea roja del comunismo yuliniano.

Georgie no había tomado el podio y el pueblo ya estaba eufórico por su presencia. Su energía, de hombre nuevo y rehabilitado, conquistó la conciencia de los que allí se congregaron para invocar los espíritus de Luis A. Ferré y Barbosa. Georgie no defraudó y con su acento metropolitano se la dejó caer a los socialistas y a la alcaldesa que no recorta la grama.

Y así fue que el líder se quedó con el canto…

¡Tremendo, Georgie!