Georgie alzó pesas por Puerto Rico y también mató velando güiras

¡Sufre, The Rock! ¡Retírate, David Huertas!

El representante con el récord político más decente de Puerto Rico, Georgie “Chichito” Navarro, NO está en negación y NO quiere aceptar que a estas alturas es un Sugar Daddy 'Sexy Mature'. Por eso es que se come las pesas a diario en el gimnasio, para demostrarle a la juventud que queda Georgie para largo rato.

Sí, el legislador del distrito 5 de San Juan, Guaynabo y Aguas Buenas sigue mostrando que está en la MEJOR CONDICIÓN FÍSICA DE SU VIDA, con videos interesantes en sus redes sociales que le enseñan a Puerto Rico la importancia del ejercicio. Este machote de incontables historias en Cupey Alto, quiere ser un papasito. Recuerden que ya se sembró pelo en la cabeza calva.

Georgie, conocido por anteriormente alimentar su dignidad con vodka, toronja rosadita y cranberry, ahora la alimenta documentando sus rutinas mañaneras en el gimnasio. Georgie alza pesas para ayudar al pueblo en el hemiciclo y para que Tata Charbonier le eche la bendición, por aquello de cucar a Nayda.

Al son de 'Farsante' de Ozuna, el campeón mundial de los karaokes del sector La Muda hizo su setcito de dumbell presses en el gym, pero que se engalanó con su presencia. Aquí les traemos el video, que el propio Georgie subió a Twitter.

También mató velando güiras

Por otro lado, Navarrongo, a quien los muchachos de Las Curías apodan el “Morro's Gun” por su afán de defender la calidad histórica del Municipio de San Juan ante el embate de Yulinismo rampante, mató también en la guerrilla de malangas con su nuevo equipo, los Hornets.

A Georgie siempre se la han echado adentro en la canchita de básquet, pero cuando vela güira mete las bolas en el aro SIN MIEDO.

Aquí está la prueba indeleble de la calidad basquetbolera del héroe nacional de Caimito:

Los 🐝 seguimos ganando en el torneo de la Nostalgia de Guaynabo Master Club; de igual manera, el equipo de Puerto Rico…

Posted by Jorge Navarro on Wednesday, September 4, 2019

 

Ya tú sabes, Georgie: ¡Never fear, never fear!