¡Flashback de los apagao's! Un antiguo cacique llamado Héctor Marcano (VIDEO)

Este #TBT está de show... de Súper Show.

Desde que encontró la fama temprano en la década del '80, Héctor Marcano fue un pilar de la televisión puertorriqueña. Bueno, eso fue hasta hace un par de años cuando, de momento, desapareció de la pantalla chica en el mainstream televisivo y se guareció en Orlando.

En estos momentos labora en la emisora Acción 97.9, y hasta tiene su showcito 'Marcano En Vivo'. Pero esto es apenas un diminuto vestigio de lo que ha sido una carrera llena de gozos, copietes (como el de Marcano El Show, que era un calque de el programa de Arsenio Hall) y una que otra pajuatería criolla.

marcano

La carrera de Marcano despegó cuando entró al programa A Millón, con Sonia Noemí y Rafael José, considerado como el mejor juego televisivo de esa época. Posterior a eso, en 1987, junto con un chamaquito llamado Antonio Sánchez 'El Ganster', Marcano fue anfitrión del La Hora de Oro, en el antiguo canal Super Siete. En 1990, Marcano se mudó a Telemundo para empezar el programa Marcano El Show, un copiete casi idéntico al Show the Arsenio Hall, pero con la salvedad de que tenía una estrella en el piano, Brenda Hopkins.

En 1996, Marcano se trasladó a WAPA-TV y produjo un nuevo show de juegos llamado Vale Mas, y en 1998, otro programa de pura charlatanería, que era calcado de la televisión chatarra argentina y que bautizó como El Super Show.


En 2000, Marcanito se trasladó a Tele-Once, pero continuó con El Super Show durante un tiempo. Más tarde, en el año 2000 Marcano, entendiendo que la gente iba a seguir viendo lo mismo solamente si le cambiaba el nombre, se inventó Que Suerte que es Domingo. Fue emitido en Puerto Rico y en el mercado hispano de Nueva York.

Pero Marcano, ¿por qué ya no agracias nuestra tele con tu voz chonga de galán de hipódromo? ¿Por qué si Kobbo pudo regresar luego de haberse demostrado lo tierrícola que es cómo persona, usté, Marcanito lindo, que apenas es un energuúmeno sociocultural, no ha encontrado de vuelta su nicho? ¡Hasta los que hacen Wicho y Toño pudieron seguir dando bandazos!

Oh, Marcanito de nuestro corazón, ¿dónde estás?