Dúos que casi fueron olvidados en la década que finaliza: Alexis y Fido

"¿Mami, qué tú quieres? Que me lleve el tiburón"

Era el año 2005, y mientras Wisin y Yandel estaban subiendo como la espuma en el nivel comercial, había un dúo en Puerto Rico que se estaba quedando con la calle. Alexis y Fido, “los pitbulls”, fueron esa dupla que nació en la entrañas de WY Records para los tiempos en que Yandel solo sabía hacer coros recitando vocales y Wisin se vestía con gorro de vaquero y camisas de botones SIN mangas. En el disco “Sangre Nueva” Wisin comentó que “Gadiel y Lobo pintaban ser como ellos”, pero la realidad es que fue Alexis y Fido lo más cercano a “los extraterrestres” (no, no me digan que fue Jowell y Randy porque esa historia será contada en otra ocasión).

En aquellos años, era imposible no salir a la calle y escuchar “Eso eh” o “El tiburón”, y tan sólido le metía esta gente que fueron convertidos en “los reyes del perreo”. Muchos jóvenes pensarán que el trap cambió el juego, pero les diré algo, mis niños: el trap puso lento el género, porque antes de eso se hablaba sucio en las canciones y se perreaba intenso a la misma vez, y en eso daban cátedra Alexis y Fido.

Este dúo del barrio “Las cholitas” en Cayey cocotió con su estilo en una época en que “los vaqueros” se movieron a cantarle solo a las mujeres, Tito le berreaba al amor, Don Omar estaba hablando con la Luna, y solo ellos se mantenían firmes a la esencia del buen perreo; incluso, esto llamó la atención de Héctor El Father, quien los firmó en Gold Star Music. Hasta el 2011 tuvieron muchísimos éxitos, y luego de eso la histórica cambió; pero vamos paso a paso:

2011: sale a la luz “Perreología”

Un álbum con Daddy Yankee, Coscu (“El princi”, no la doña que se ha convertido en el 2019), Tony Dize (un irresponsable artistazo del que hablaremos en otra ocasión), el gato Yaviah y la leyenda Eddie Ávila. Este disco fue puro fuego, y track por track le metieron caliente. Si este disco no te ponía a perrear era porque ya habías cruzado la barrera de los 35 años, y a esa edad las rodillas no perdonan ninguna imprudencia. No fue un disco… esto fue un DISCAZO. Fue en esta producción que Raúl Alexis le dedicó una canción a su gran amor Gredmarie Colón, y llegaron a muchísimos países con “Contéstale el teléfono”, un palote con un panameño llamado Flex. Recordemos que en aquel momento las redes estaban explotando (todavía había gente sin Facebook) y este dueto logró combinar su estilo sandunguero con el comercial sin perder la esencia. De hecho, este fue el disco más llorón de Alexis y Fido, pero no se sintió como las porquerías aquellas que hacía RKM y Ken Y, sino que ellos te hacían bailar aunque estuvieses saliendo de un divorcio.

2014: tiran “La esencia” y “La esencia: world edition”

El Internet lo cambió todo, y en la época en que los artistas tiraban sencillos porque ya nadie compraba discos, Alexis y Fido decidieron tirar DOS albums. ¿Qué sucedió? Ambas producciones pasaron sin pena ni gloria. Quizás por la naciente ola de trap en español (aunque esa temática ya se había explorado en el pasado con “El pistolón”, pero de eso hablaremos en otra ocasión) y la presentación de nuevas caras en el género, el público viejo ya estaba más preocupado por los abusivos planes médicos, mientras que los jóvenes buscaban identificarse con lo nuevo, y Alexis y Fido no pudieron cruzar al nuevo estilo que el público pedía. Bueno, quizás Alexis sí podía, pero no quería abandonar a Fido, quien usa autotune hasta para pedir en el servicarro de los fast food.

Durante varios años poco se supo de esta gente, y lo más que sonó de ellos fue cuando Gredmarie y Alexis se divorciaron. Por su parte, Fido se dedicó unos años al negocio de caza e importación de carne de iguana a los Estados Unidos, olvidando por mucho tiempo cómo es que se pone al público a perrear. El trap sonaba en todos lados, los disparates de Anuel lo hacían cada vez más famoso y Bad Bunny se alzaba como el rey de la nueva generación. Como siempre pasa en el género, los estilos cambian según se mueva la marea, y ahora está regresando ese flowcito callejero de los inicios del reggaetón. Con el trap apaga’o, la reciclaera de canciones activa y la nostalgia bien presente, el género está moviéndose a otro nuevo ‘season’; y aunque muchos olvidaron a binomios como Nova y Jory o Divino y Baby Ranks, hay un dúo que todavía no había dado lo mejor de ellos… y ahora están listos para retomar la silla como “los verdaderos reyes del perreo”, pero lo contaremos en otra ocasión.