Dominicana y Puerto Rico se unen en "El hombre que cuida"

El pasado viernes 26 de febrero de 2016 concluyó su rodaje la película "El hombre que cuida", coproducida entre la República Dominicana, Puerto Rico y Brasil.

La producción se valió de diversas locaciones de Santurce y Barrio Obrero, en San Juan, Puerto Rico y en Palmar de Ocoa, República Dominicana, para contar este drama caribeño que se desarrolla en la Bahía de Palmar de Ocoa en la costa sur de la República Dominicana.

7c86ea3440414bd898364d5f1fb540a4-f708ded6ac182a51ac9a209058c4cd87.jpg

"El hombre que cuida" cuenta la historia de Juan que se ha convertido en el hazmerreír del pequeño pueblo de pescadores, a raíz de que su mujer le fue infiel y se embarazó de otro hombre. Juan ha dejado la pesca y cuida obsesivamente una ostentosa mansión de una familia adinerada de la capital. Un día, el joven hijo del dueño se aparece en la casa, sin permiso de su padre y cargado de alcohol, junto a un amigo extranjero y una chica del pueblo que acaban de conocer. Durante el transcurso del fin de semana, Juan se ve obligado a tomar decisiones que afectarán el resto de su vida.

1386a0ddf25c419d9a6417ad2178b3ca-4e275c8472dbcce71368780ddb97ee4a.jpg

Héctor Aníbal, experimentado actor y cantante dominicano, encarna el papel de Juan; acompañado por los dominicanos, Julietta Rodríguez (“La hija natural”) que interpreta a Karen, la chica del pueblo; Yasser Michelén (“Cristo Rey”), Paula Ferry (“María Montez” y “Código Paz”) y de Cuba, el actor Héctor Medina (“El Rey de la Habana” y “Viva”). De Puerto Rico, participa la actriz Eyra Agüero, figura activa de la televisión boricua y participante de “Risas en Combo.”

"El hombre que cuida" es el primer largometraje de Alejandro Andújar, cineasta dominicano, director del Festival Internacional de Cine Documental de la República Dominicana y el Caribe (RDOC).

La película busca entusiasmar al público caribeño con una historia provocadora y a la vez clásica, que combina elementos dramáticos con momentos para la risa, el deseo, el llanto o simplemente, para soñar.