Documental 'El Mundo en Pausa' muestra a Iberoamérica en plena pandemia (video)

El audiovisual relata un día de confinamiento en los 23 países Iberoamericanos. Hablamos con el director y productor Kique Cubero, encargado de la parte en Puerto Rico.

El documental EL MUNDO EN PAUSA es un retrato colectivo sobre el confinamiento originado por la pandemia del COVID-19. Refleja la pluralidad social, racial y cultural de los 23 países iberoamericanos participantes.

Es una coproducción sin precedentes, un trabajo colaborativo entre 26 artistas de la industria audiovisual de toda Latinoamérica, España y Portugal que se unieron en un único día, el 30 de abril del año 2020, para registrar la cotidianidad en sus países.

La esencia humana emerge de los fragmentos de vida capturados en los diversos territorios, transitando por las emociones de frustración, alegría y extrañeza pandémica. El filme es un recuerdo para la posteridad del año en que pausamos el mundo, es también un homenaje a la resiliencia.

Los 23 países participantes son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

EL MUNDO EN PAUSA es una coproducción impulsada y liderada por VISIONA TV, una casa productora independiente situada en España que gestiona contenidos para cine y televisión, apuesta por la calidad conjugando dinamismo, juventud y experiencia. En Puerto Rico el enlace fue el documentalista Kique Cubero García, miembro de la Asociación de Documentalistas de Puerto Rico.

Visiona TV y el colectivo de cineastas anunciaron el estreno del documental en la plataforma Youtube el 11 de mayo y estará disponible durante tres días consecutivos.

Acá en El Calce aprovechamos para sentarnos con el director y productor Enroque 'Kique' Cubero García 

cubero

¡Buen día pandémico, don Kique! ¿Qué fue lo más difícil de hacer este proyecto?

Lo más difícil fue seleccionar los 10 minutos de material crudo que representarían a Puerto Rico en el documental. En total recibí aproximadamente una hora de material de 12 personas así que seleccionar no fue fácil. El criterio principal fue qué se hizo en Puerto Rico diferente ese día del 30 de abril de 2020. Por suerte ese día fue la Caravana por la vida organizada por Comedores Sociales de Puerto Rico así que escogí principalmente el material de lo que fue esa caravana.

¿Qué fue lo más fácil?

Lo más fácil fue sumarme al proyecto. Siempre me guío por el principio de que nuestro archipiélago y su singular experiencia tenga algún tipo de visibilidad internacional.

¿Qué fue lo más tedioso?

Lo más tedioso fue trabajar el minutado, que es hacer un registro escrito con descripciones de las imágenes y el tiempo.

¿Qué fue lo más divertido?

No pude participar de lo más divertido que para mí siempre es la postproducción. Eso estuvo en manos de la casa productora principal Visiona TV.

Desde el punto de vista de las cosas que suceden en el país/colonia de Borinquen, la defectuosidad perenne del Gobierno local y el pensamiento mediocre siempre parece ser el control, el constante. ¿Notaste en esta experiencia, desde la autogestión del proyecto hasta el mismo suceso con Giovanny Roberto, algún aliciente que sirva para este eterno achaque gubernamental?

No vivo de alicientes, ni los busco ni los espero. Es que a mí no me mueve ya ser oposición, ya sea oponerme a la colonia o al mal gobierno, que de hecho, decirle gobierno es mucho a lo que es simplemente una administración colonial de fondos federales y su aparato represivo.

Trato de no vivir la realidad del ELA sino la realidad real, la que existe y existirá antes, durante y después del ELA. Los alicientes suelen recibirse de afuera y a mí me mueve mi interior, el amor por mi pueblo, por mi gente, por mi matria y por lo que hago. Pero para contestar ya directamente tu pregunta, la autogestión tanto de este documental como del proyecto de Comedores Sociales del que fui parte por un tiempo muestran que cuando una intención nace desde la bondad del corazón se convierte en una fuerza imparable.