Conoce las 5 excentricidades de Michael Jackson

imgwallpapersmichaeljacksondisturbet19551-0ed3760706467c81e0ebc6b9f450aa6b.jpg

A seis años de la muerte del rey del Pop, Michael Jackson, su legado, todavía da de qué hablar. Además de sus espectaculares presentaciones y bailes, Michael siempre llamó la atención por sus gustos excéntricos.

Jackson fue un hombre de gustos pocos comunes que siempre vivió su vida como si fuera un niño. Para conocer un poco más de este gran personaje te decimos las cinco excentricidades que por mucho tiempo trató de ocultar, y ahora son reveladas por parte de sus antiguos guardaespaldas.

Tenía “amiguitas” secretas

Michael tenía dos amantes que vivían en el exterior y viajaban a Virginia de vez en cuando. Sin embargo, el nombre de estas nunca fue revelado y solía llamarlas “Amiga” y “Flor” respectivamente.

Pensaba que siempre lo &#39stalkeaban&#39

Jackson vivía con la constante obsesión de que lo estaban espiando. Tanto así que solía hacer verificaran las habitaciones donde se hospedaba antes de ingresar al cuarto. Una vez llegó a secuestrar una limusina que había alquilado hasta que la empresa le entregó los vídeos, que por seguridad, habían grabado.

ea9d8ef2abf3486ba2f63c2358df0b13-f73e3df558d85f15c6e3848dde231eb7.gif

Sin cita no te recibía

El Rey de Pop no soportaba visitas sin previo aviso, a tal grado que no recibía ni a sus hermanos. La única excepción a esta regla era con su madre, mujer a la que siempre recibía.

Estaba obsesionado con los libros

Aunque muy pocos los creen a Michael le encantaba la lectura, por lo que solía gastar miles de dólares en libros. En una ocasión llegó a comprar una librería completa de Las Vegas porque no decidía que libros se llevaría.

Apodaba a sus hijos por miedo

Es conocido que Michael solía presentar a sus hijos en público con máscaras, de manera que no pudieran reconocerle sus rostros. Pero, esto no solo queda aquí, pues cuando se encontraban en la calle les ponía extraños apodos para que no usaran sus verdaderos nombres fuera de casa.