Cinco cosas que pasan en todas las canciones de reggaetón

Mucho sexo y tiroteos

El reggaetón es actualmente el género más importante de Pe Erre, y lo que hace unos años muchos ni siquiera imaginaron que podría suceder, ahora es una realidad: el reggaetón es el nuevo pop. Crecí escuchando este género desde que Falo nos narraba las vicisitudes que enfrentaban en el cruce y los videos se hacían en puentes peatonales con diez dólares de presupuesto para la producción, así que he visto el género nacer y crecer aunque sus letras no han madurado. Muchos dirán que el género solo es para bailar, pero en un pasado varios reguetoneros demostraron que se puede hacer mucho más con él. Ahora mismo los chamaquitos del género pueden pegar rápidamente, lo que seguramente los ha hecho pensar que deben mantenerse cantando lo mismo, así que cuando escuchas tres temas de reggaetón corridos piensas que estás escuchando la misma canción. Hoy te vamos a decir cinco cositas que no pueden faltar en las canciones del reggaetón actual.

5. No tienen problemas financieros

Si algo me resulta curioso es escuchar a un cantante novel decir que tiene achocaos miles en el banco, cuando ni siquiera se ha presentado en las fiestas patronales de Guayama. Estos muchachos tienen una capacidad increíble de grabar dos canciones y automáticamente ser ricos. Lo más cab**n de mencionar el dinero en cada una de sus canciones es que esta gente no le tiene temor al Departamento de Hacienda? Lo mejor es que en los temas roncan de que el dinero les sobra y que adoran los chavos, pero en los captions de sus fotos en Instagram hablan de que el dinero no lo compra todo cuando tienen sus crisis existenciales. ¡Decídanse, muchachones!

4. Son expertos en el manejo de armas y han sobrevivido decenas de guerras

De diez reguetoneros, ONCE te dicen que son sobrevivientes de conflictos aunque ni siquiera hayan tirado un puño en su vida. Según estos querubines, tienen la sangre tan fría que podrían tirotearse con el mismo Rambo y salir sin un rasguño. No olviden que han asesinado a miles de enemigos sin que les temblara el pulso, y escondieron sus cadáveres a cientos de pies bajo tierra porque no han cumplido ni una semana de cárcel. Incluso, si usted coge a tres reguetoneros y se los tira a Irán, se almuerzan a los iraníes en medio día.

3. Son máquinas sexuales

El reguetonero promedio durante un acto sexual puede lograr que la mujer tenga de cinco a diez orgasmos en un periodo de 15 minutos. De hecho, el reguetonero fue quien descubrió el Punto G y conoce a la perfección sobre cómo acariciar un clítoris. No solo eso, sino que estos muchachos pueden tener un salvaje coito, eyacular y continuar sosteniendo la erección como si nada hubiese ocurrido. En cada canción, estos sementales tienen material para hacer como tres películas pornográficas sin repetir escenas. ¡Qué bravos son!

2. Obsesión con las mujeres que tienen pareja

Si hay algo que le gusta a un reguetonero es probar la saliva de otro pana por carambola. En cada historia de este género, la situación es la misma: una chica que tiene novio (usualmente el novio es maltratante o infiel) se ve a escondidas con el cantante, quien le promete que si ella estuviese con él fuera tratada como una reina; la chica no sabe que hacer, así que decide serle infiel a su novio también y sostener la relación a escondidas. Lo curioso es que nunca han hecho la historia completa: ¿y si la muchacha sale preñá? ¿A quién se lo va achacar el bebé? Parece que el mundo de estos muchachos las mujeres solteras y que no sean problemáticas no existen.

1. Reciclaera de canciones: la vieja confiable

Por si fuera poco, de un tiempo pa’ acá los reguetoneros están usando letras viejas en sus canciones nuevas. En un principio vi esto chévere, pues pensaba que era como un homenaje, pero abusaron de la técnica y se volvieron predecibles (más predecible que los gritos de Wisin en sus canciones). Sin esta técnica, Lenny Tavárez estuviese desempleado o haciendo un retorno con Dylan. Es momento de que estos muchachos aprieten ese lápiz, porque ya los doños del género hicieron lo que tenían que hacer por el reggaetón, y ahora le toca a ellos hacer nuevos temas que se vuelvan clásicos. Se necesitan exponentes que se atrevan a hacer cosas diferentes sin recurrir a la nostalgia ni a meter 35 cantantes en una canción pa’ poder hacer un palo.