¡Prometo volver!: Carta de la alarma de Wanda a los puertorriqueños

Un mensaje con chicharra para los puertorriqueños

Estimados puertorriqueños:

Hace mucho tiempo que ya no me escuchan diariamente para avisarles que es momento de guardarse en sus casas y que no los agarre el virus que anda por ahí. Pero no me he olvidado de ustedes, al contrario, me he quedado atenta a lo que está pasando en Puerto Rico, los veo que andan por ahí como si nada, disfrutando en las playas, chinchorreando y otros politiqueando en caravanas. (Shh, no le digan a Titi Wanda que me regaña)

Sé que nuestra relación no comenzó muy bien, especialmente cuando aquel 15 de marzo me enviaron por primera vez para avisarles que se guardaran. No me recibieron con alegría por mi voz chillona que los asustó y les dio PTSD del huracán María. Pero no es mi culpa, así me programaron. También les quiero decir que los mensajes amenazantes que aparecían en mayúsculas en sus celulares no eran míos, esos inventos son de la gente de manejo de emergencias.

Sinceramente, me dolió mucho cuando ustedes celebraron que ya no les estaría cantando con mi preciosa voz todas las tardes, mi intención no era molestarles, la verdad me hubiese gustado darles un buen sustito a las 9:30 de la noche, pero esa no se me dio. Les pido perdón si cuando sonaba les tumbé el café, si se les paró el corazón por un segundo o si soné más de una vez en uno que otro Android que volví loco. Creo que me pasé de la raya en unas cuantas más…

Les voy a contar algo, pero no le digan a nadie… la verdad es que me tienen guardadita, para dejar que los políticos hagan sus campañas, libres por ahí y luego echarle la culpa del repunte de casos a ustedes por andar janguiando. Pero, no se preocupen, esto no se va a quedar así, les prometo que estoy aprendiendo a programarme sola y salir un día diciendo que nadie tendrá que pagar planillas el próximo año o algo así, para pegarle un buen sustito a los de Hacienda, ya saben pa' vengarnos por el calvario que nos hicieron pasar con los $1,200.

Ahora que aclaramos estas cosas, quiero decirles que si no me quieren ver o escuchar más tienen poner de su parte, no le den excusas a mis jefes para que digan que la culpa es de ustedes y zumbarles otro toque de queda larguísmo, sin que se puedan mover de sus casas. Si NO  me prometen que se portarán bien, volveré con fuerzas, a sonar cada 15 minutos y que no tendrán opción de quitarme, ni aunque lleven sus iPhones a Apple para desconectarlos, les sonaré mi chicharra hasta en las bocinas del carro.

Así que amablemente les pido, quédense en sus casas en lo que esto pasa y si salen. ¡Con mascarilla puesta!