Bryant Myers no lució mal en 1er round ante Jhay Cortez... ¿Habrá segundo asalto?

¡Duelo de pesos pluma!

Saludos, amigos amantes del reggaetón, una vez más venimos con nuestro análisis justo, imparcial, y sobretodo objetivo de la tiraera entre Jhay Cortez y el señorito Bryant Myers.

Como ustedes saben, a Bryant muchos lo consideran uno de los traperos más porquerías del género, así que sin haber escuchado la canción, para mí ya estaba perdiendo.

Tampoco sé mucho de la trayectoria de Jhay Cortez, solo había visto sus memes dando la misma tierna mirada que Gollum en “El señor de los anillos”. Ok, aquí vamos a escuchar el primer tema que lanzó el más pequeño de los Cortez, y aunque sé que lanzó una segunda canción, no voy a incluirla en el análisis porque Bryant aún no la ha respondido. Escuchemos el primer puño que lanzó Jhay.

En el primer minuto Jhay nos deleita con un audio sacado de contexto, lo que me parece genial porque en estas tiraeras de cunetón todo se vale. Luego comienza a rellenar con unas líneas de Papi Arca, porque los chamacos de la nueva escuela cada vez que necesitan baqueo van a buscar letras prestadas en canciones viejas. En las primeras barras Jhay “el supersanito” fue al cliché de decir que en poco tiempo de carrera ha pegado en el género urbano, un récord que no es nuevo, y que ha pasado en la música antes; el error fue decir esa mentira, porque Jhay NO está pega’o. El señorito Cortez también usó la línea de decirle “chota” al oponente para restarle credibilidad, pero mejoró en el camino al recordarle la bofetá que Franco El Gorila le dio a Bryant.

“Ya tenemos un Anuel, no necesitamos dos” fue un punchline bastante bueno, hay que reconocerlo, pero la línea que dice “estuviste cinco años pa’ pegar un tema solo trae dudas, ya que “el menor” cuando pegó no había ni terminado la escuela superior. ¿Desde cuándo Bryant estaba cantando profesionalmente? ¿Desde la graduación de sexto grado? Jhay no perdió tiempo en su ataque y le recordó la traición a su primo Anonimus (bien juga’o, Jhay), la primera persona que lo ayudó para que entrara al género. Cuando pensabas que lo había tirado todo en esos dos minutos y medio, zumba la línea recordándole a Bryant el momento en que abandonó a su mamá durante aquel “secuestro”. En “24 horas” Cortez no solo le escupe la cabeza a Myers, sino que se burla de sí mismo al mencionar que perteneció a uno de los boybands más flojos de toda la historia musical llamado Stereo 4.

Bryant le devuelve el favor a Jhay al poner audio manipulado, con la única diferencia de que este sonido dio menos risa que el de su contrincante. Recordemos que estos dos caballeritos tienen muchísimas herramientas tecnológicas que no tuvieron sus antecesores, y aún continúan usando técnicas de nenes de tercer grado con acceso a una computadora.

“El menor” no perdió tiempo en lanzar un punchline y mencionó que su rival tiene problemas al mantener una erección firme. La embestida no cesó, y le recordó a Jhay que él usa cadenas prestás porque no tiene dinero, o sea, que es un pela’o. Todo iba bien… hasta que dijo que “con esta barría Kendo y Coscu me dan el trono”; al parecer, Bryant se emocionó y se esbocó un poco (respeta los rangos, menor).

Bryant no bajó la intensidad, usó los temas viejos del bizco cuando era baladista, y vino con una nueva ráfaga. Además, le recordó que solo ha sonado por Balvin y Bad Bunny. De hecho, la canción es más larga que el mismo Bryant, así que la reseña de su tema la vamos a dejar aquí para finalmente ir al veredicto.

Conclusión:
Jhay tiene un mejor estilo, pero Bryant se la dejó caer con más punchlines. Es bastante posible que le hayan dado la mano, porque ese muchacho necesita ayuda hasta para treparse en el inodoro, pero en este round el señorito Myers fue el vencedor…. Ahora, queda un round pendiente, Bryant… ¿Vas a tirar?