Betty La Fea la consumió y la llevó a esconderse por un tiempo de los escenarios

Fue la protagonista de la telenovela más famosa de la Historia.

1ebb97a9796f875454b7988d2305a66d-2d516fd0f9630a0203e2e8b4ba1a0795.gif

Porque con el papel de “Betty, la fea”, le hubiera bastado para conseguir el papel que quisiera y consagrarse como una actriz icónica de telenovelas. Al mismo estilo de Thalia, Diana Bracho o Adriana Esteves (la famosa “Carminha” de “Avenida Brasil”).

Pero la fama abrumó a Ana María Orozco, quien siempre será, irónicamente, recordada por el papel de una de las más grandes heroínas de novela. Porque eso fue lo que contó, con lujo de detalles, en entrevista con la revista colombiana “Cromos”. Ahí contó por qué se “desapareció” prácticamente después de “Betty” y cómo obtuvo el papel.

“Sigo buscando cosas, no es que me quede pensando en que soy Betty. Yo miro hacia adelante, lo que sucedió no lo veo como un peso. Me emociona, es lindo haber impactado”, revela. Pero tiene claro que nada de lo que haga superará a la secretaria nerd que la hizo famosa, aclaró en la entrevista con la publicación.

gifit1484764871138-9c5f04035bbad91c32c0c24f98debb89.gif

El proceso de casting

“Por mi historia de vida, me sentí identificada, lo sentí, lo ví”, afirmó. La prueba para elegir a “Betty” duró un mes. Contó que en el casting hicieron primero la parte de la fea, donde propuso el boceto del personaje.

Alejándose de la fama

De repente, en 160 capítulos, se volvió la actriz más reconocida y famosa de Colombia, pero en sus palabras, tuvo que tomar distancia y volver a respirar. Todo, debido a su introversión, por lo que sufrió con la exposición y la exigencia. Pero siempre vivió agradecida con “Betty”. Aunque no durmiera por la ansiedad.

Entonces, ella se mudó a Buenos Aires. Ha estado en esa ciudad por doce años. Pero siempre afirma que todo ha sido gracias a “Betty”.

Se le pudo ver en producciones como “Amas de casa desesperadas” y “Somos familia”. Aparecerá en “El regreso de Lucas”. Ahora se dedica a la crianza de sus hijas. Y por supuesto, se niega a ser encasillada. Así luce ahora: