Así van los playoffs del PPD pa’ la gobernación

¡Esto es todos contra todos!

Es increíble que en el año 2019 estemos hablando del Partido Popular Democrático, pero así son las cosas en la “isla bendita”. Lo que era “la casa grande” ahora no es más que un grupo de tres gatos que no saben ni pa’ dónde van ni por qué quieren gobernar; y que al sol de hoy recurren a decir sandeces como “el ELA mejorado” o a sacar de la tumba a Luis Muñoz Marín cada vez que quieren avivar las huestes.

Con ideas de los años cincuenta, guayaberas percudías y ningún plan de país, este partido solo tiene una meta: perder para echarle la culpa al PNP. Aunque los populares van cojos de camino a las elecciones, hay que resaltar a unos pocos “valientes” que están dispuestos a sacrificar sus carreras políticas si pierden con los del otro bando.

ppd

Con pocas opciones de triunfo y con candidatos reciclados, el PPD esperó con ansias un milagro para tener break en las elecciones, y hay que destacar que ese milagro lo fue la botá que el pueblo le dio a Ricky Rosselló. Ahora con un pequeño chance, estos aventureros de la política están dispuestos a mentirnos mirándonos a los ojos para prometernos más paquetes.

Veamos las opciones:

bhatia

Eduardo Bhatia Gautier: Este espigado chico de prominente corcova lleva muchas elecciones en sus costillas, pero su sueño de correr para la gobernación nunca había estado tan cerca. Con el carisma de una pared y una sonrisa que es la envidia de Pennywise, este apacible senador desea ser el que tome el timón de Puerto Rico para llevarlo a Dios sabe dónde ca**jo. Bhatia, quien le gusta jugar baloncesto aunque no mete ni una ni midiendo casi siete pies, dice que “ha estado hablando con el pueblo” como dicen todos los políticos que se quieren tirar al ruedo. Aunque el pueblo no les pidió nada, todos los candidatos dicen que “la gente le suplica porque los gobiernen”. Con su “habla, pueblo, habla”, Eduardo viene con la misión de escuchar las voces que habitan en su cabeza y contarnos las fábulas a los que nos tiene acostumbrados.

prats

Roberto Prats Palerm: Con mucha sandunga y mucha esencia pueblerina, Prats viene decidido a hablar con la gente linda de la calle de Pirulo. Luego de que fuera cabildero de la empresa que administra el AutoExpreso (y que se clava a los boricuas todos los días), Robertín pensó en nuevas formas de cómo pillarnos para él hacerse de más chelitos; es por esto que le llegó a la cabeza la genial idea de ser gobernador. Nadie lo llamó, nadie lo estaba buscando, pero Prats recurrió a la vieja movida de los líderes populares de meterse al campo con sus zapatos Salvatore Ferragamo para hablarle de las bondades del Estado Libre Asociado. Lento, aburrido, y robótico, la única reacción que ha podido lograr entre la gente es dormirlos. Si usted tiene insomnio, no dude en escuchar a Roberto para que caiga como piedra en la cama.

zaragoza

Juan Zaragoza: Si hay un departamento que los boricuas aman y confían, lo es el Departamento de Hacienda… ¡claro que sí! Luego de trabajar en la administración de García Padilla, este “querendón” de los comerciantes está analizando si se tira para la gobernación, algo que al igual que el resto de los candidatos, nadie le pidió. Cabe destacar que de todos los candidatos, Juan es la figura menos polarizante, ya que a diferencia de Prats, Bhatia o Yulín, no es una figura política… bueno, hasta que apriete la campaña y empiece a cantar “jalda arriba” como todos siempre hacen.

charlie delgado

Charlie Delgado: Teníamos la intención de escribir un largo párrafo sobre el alcalde de Isabela, pero la realidad es que nadie sabe de él. Su noticia más comentada fue cuando lo operaron por una piedra, y aunque ha intentado alzar su voz para que le hagan caso, to’ el mundo lo pitchea. Charlie, vamos a darte un consejo de pana: a veces es mejor quitarse antes de empezar.

yulin

Carmen Yulín Cruz: La alcaldesa de San Juan está tan enfocada en ser gobernadora que desde que ganó las pasadas elecciones está haciendo campaña para el 2020, olvidándose del pueblo que tiene que administrar y echándole la culpa a todo el mundo, excepto a su pobre gestión. Amante de las cámaras y amable hasta que le llevan la contraria, esta chica se ha enfrentado a su propio partido por sus posturas, aunque sabe que si lo abandona no se va a ganar ni un limber en el 2020. Durante la fase post María, no hay duda de que se ganó el favor de mucha gente, especialmente de boricuas en los Estados Unidos que solo repetían lo que ella decía. Carmen usó ese momento para posicionarse, y lo logró, pero su inacción en temas no faranduleros y su malas administración han sido su talón de Aquiles. Hasta el momento, su gestión más productiva lo ha sido pelear con la cuenta de la Autoridad de Energía Eléctrica en Twitter cuando se le va la luz en Cupey.

¿Quién más se tirará de los populares?