Así van los playoffs del PNP pa’ la gobernación

Porque ellos son "UN EQUIPO"...

En Puerto Rico parece que hay temporada de elecciones todos los años, así que es normal el cocoteo entre posibles candidatos durante todo el maldito calendario. Todos saben que el Partido Nuevo Progresista es un partido de pocos amigos muchos amiguitos, cuyo único fin es administrar la colonia y hablar de una lejana estadidad, pero al acercarse el 2020 y con Ricky Rosselló fuera del panorama, muchos están salivando con la idea de gobernar este país. Con ideas parapelos como “la perspectiva de género no es necesaria” e impresionantes ejecuciones como la de clavarse a la gente que trabaja por servicios profesionales quitándoles el 10%, este partido dice que “ahora sí que viene con todo” a prometer cosas que no saben ni cómo cumplir. En el PNP hay muchas opciones, no estamos seguros de que sean buenas, pero si le metes una patá a una palma, lloverán candidatos que sueñan con “hacer de Puerto Rico un lugar mejor”… ‘¡EGUUUUUUUUUUURO!

Veamos las opciones:

JGO

Jenniffer González: La comisionada residente siempre ha sonado entre los candidatos para la gobernación, y aunque es más recordada por su profundo amor a las donas de Krispy Kreme, esta campechana es una de las personas más populares de su partido. Carismática, apasionada y que trabaja con mucho ímpetu en su misión diario de llevarle café al resto de los congresistas en Washington, esta abogada es experta en quedarse callada o pitchar cuando el imbécil de Donald Trump habló pestes de los boricuas y o nos tira con rollos de Bounty. Hasta el momento, es la candidata más fuerte y que goza del agrado de su partido, ya que según sus correligionarios “se pasa trayendo fondos pa’ la isla” que ya estaban destinados por el Congreso. ¡Chócala ahí!

tommy

Thomas Rivera Shatz: Con el mismo sabor que tiene un buche de vinagre, este espigado político está decidido a ser gobernador desde hace mucho tiempo, fracasando cada vez que quiere tirar un pie al bote. Después del verano del 2019, y mientras el país sufría una crisis de liderazgo, Thomas pensó que lo mejor era guardar silencio a la misma vez que Puerto Rico estaba naufragando. Su estrategia siempre consiste en que todos los problemas “son culpa de los populares” como si el PNP nunca hubiese gobernado, y utiliza la roncaera para tratar de asustar a sus contrincantes del PPD, teniendo como resultado que solo son los de su partido los que le cogen miedo, nadie más. Lemas como “porque yo lo digo y punto” y hacer ataques personales son la carta de presentación de este adulto soñador.

Pierluisi

Pedro Pierluisi: En el 2012, muchos comentaban que Pierluisi sería el candidato del PNP para las elecciones de 2016, pero un enérgico puberto de cabellera salvaje llamado Ricky lo cogió con los calzoncillos abajo y le arrebató la oportunidad de correr. Alicaído y desesperanzado, Pierluisi decidió recoger motetes e irse a trabajar con la abominable Junta de Control Fiscal, los mismos que llegaron por imposición del gobierno federal y que nadie en la isla (excepto Alejandro García Padilla) pidió. Pierluisi, quien necesita de un ejército de Care Bears para poder llenar los corazones de la gente, regresó a la isla durante las protestas de julio para juramentar encima de un shopper como el nuevo Secretario de Estado, algo que a los puertorriqueños no les gustó. Firme y decidido, hace unos días anunció sus ganas de ser gobernador, siendo apoyando por un club de damas cívicas en Cupey, que hasta se treparon en las sillas plásticas para vitorear a su candidato.

wanda yankees

Wanda Vázquez: Si hay alguien que tiene leche en esta vida, es esta señora. Muchos han querido tirarse, han caminado la isla, han metido mil embustes y promesas, y se han buscado líos con chavos para cumplir su sueño de gobernar, y a titi Wanda esta oportunidad le cayó en las manos. Con una cabellera que es la envidia de una muñeca Barbie de 1974, esta licenciada hasta hace unos meses atrás era la acérrima rival de Thomas Rivera Schatz, y ahora es la flamante gobernadora luego de que nadie tirara un pie al bote cuando Rosselló renunció. Sin ataduras con su partido, llegó decidida a “hacer lo que hay que hacer”, aunque nadie sabe a ciencia cierta a qué se refiere con eso.

Otros candidatos: No dudamos que Tata Charbonier y Georgie Navarro pudieran entrar en la contienda, porque en el PNP cualquier cosa puede pasar.