Así fue el final de Rick en The Walking Dead

El gran villano fue un caballo

The Walking Dead comenzó en el año 2018, y aunque el tema de los zombis ha sido presentado en la televisión y cine un fracatán de veces (desde muertos que caminan lentos hasta criaturas que corren más rápido que Javier Culson), esta serie revivió con éxito el trillado tema de los seres que disfrutan comer carne humana. En todos estos años, Andrew Lincoln dio vida al sheriff Rick Grimes, un tipo que cayó en una coma antes de comenzar el apocalipsis zombi, y despertó cuando el mundo ya se había ido al ca***o.

El vaquero tuvo una primera temporada bastante intensa, no solo tuvo que comprender que el mundo ahora le pertenecía a los muertos vivientes, sino que su primera misión fue encontrar a su familia que había sido cuidada por su mejor amigo Shane.. A lo largo de los primeros capítulos, vimos como Rick sería un antihéroe bien salao, pues su esposa le fue infiel con su mejor amigo, tuvo un bebé de este y las primeras dos temporadas aquello parecía una novela de Univisión.

Aunque era un líder natural, Rick Grimes poco a poco fue ganándose la confianza del grupo de sobrevivientes que hacían lo imposible por buscar refugio, a la misma vez que luchaban con sus diferentes personalidades. Si quieres poner el espíritu de las personas a prueba, solo tienes que ponerlos en situaciones difíciles, y todo este corillo estaba sacando lo mejor y lo peor de ellos en un mundo sin reglas. Las decisiones de Rick eran bastante lógicas, aunque en varias ocasiones se emborrachó de poder y tuvo una época en sencillamente era una ‘Ricktadura”. Con el tiempo Rick perdió a su mejor amigo (a quien tuvo que matar), a su esposa Lori que falleció dando a luz, a su consejero Hershel que murió decapitado por “El gobernador”, a su amigo Glenn que fue asesinado por el bate de Negan, y a su hijo Carl, que murió luego de ser mordido por un caminante.

Durante ocho años Rick descubrió que no había cura para la enfermedad, enfrentó a un grupo de caníbales, venció a varios grupos que amenazaron a su gente, perdió una pareja con la que recién comenzaba, asesinó con una mordida en el cuello al hombre que intentó violar a su hijo, perdió la cordura varias veces y hasta le perdonó la vida a su más fuerte contrincante Negan, luego de derrotarlo en una guerra y casi cortarle el cuello.

El señor Grimes sencillamente hizo de todo durante todos estos años, y aunque la serie ya carga con el peso de varias temporadas aburridas, lo único que mantenía con vida a “The Walking Dead” era saber cuál era el próximo plan del sheriff. Los números de la serie siguen bajando, y eso es algo normal considerando que el programa se ha vuelto repetitivo y sin historias de peso que contar. Andrew Lincoln había comentado hace mucho tiempo que necesitaba pasar tiempo con su familia, ya que este vive en Londres y las grabaciones de la serie solían tardarse meses en los Estados Unidos.

Si uno se pone a analizar, no es fácil estar tanto tiempo lejos de tus hijos, y a eso sumarle que lleva esa rutina por ocho sabrosos años. No es nada fácil lo que el tipo tenía que hacer. Ahora con su salida de la serie, no es mucho lo que puedan hacer con “The Walking Dead”. Si bien es cierto que la nueva showrunner Angela Kang tiene buenas ideas, el resto de los personajes no tienen el poder que tenía Rick (sí, Carol y Daryl son buenísimos, pero no para tener todo el liderazgo) y a los fans ya ni les interesa qué va a suceder. Ya se anuncian “los whisperers” y aunque los productores tiene esperanza de sacarle más historias a la serie, la realidad es que ya no le queda mucho a una serie ya cansada.

¿Qué sucedió en “What comes after”?

Rick estuvo acorralado por dos hordas de caminantes, y en medio de buscar una salida, su caballo se asusta y el sheriff cae encima de unas varillas que lo atravesaron. Casi con los zombies encima, logra quitarse las varillas, se monta en el caballo (el equino se asustó con los walkers, pero se quedó ahí para ver a Rick desangrarse. O sea, el verdadero villano es el caballo) y logra escapar. Casi todo el episodio fue de Rick desangrándose, teniendo visiones con varios personajes del pasado (su mejor amigo hasta vacila con él sobre Judith, la niña que Rick crió como suya) y con los zombis casi masticándole el rabo al caballo que iba como si estuviese en una competencia de paso fino.

El plan inicial era esparcir las hordas, y ahora todo se salió de control y estas

estaban más cerca del campamento donde se encontraban los grupos de sobrevivientes. Nadie sabe cómo Rick no se desangró en toda esa longa, y ya casi derrotado por los caminantes, es salvado por Daryl, quien le disparó a varios caminantes con su ballesta.

El grupo de sobrevivientes intenta a salvar a Rick que está acorralado, pero el sheriff observa que hay explosivos en el puente (el mismo puente que ha sido un problema desde que lo comenzaron a construir, y del que Rick estaba casi obsesionado por terminar), y con su infalible pistola disparó para volar en pedazos el puente con todo y zombis. Rick tuvo una escena típica de una película de vaqueros, a la misma que toda su gente lloraba durante la explosión.

Los caminantes se fueron río abajo, y por última vez Rick salvó a su gente. ¡Pero eso no es todo! Resulta que Rick sobrevivió aunque ya le quedaban tres gotas de sangre para morirse, pero Jarvis lo rescata y lo monta en un helicóptero (el mismo aparato que salió varias veces durante la serie, y que iba a recoger a Jarvis), y en los minutos finales se ve como Rick se lo llevan a otro lugar para curarlo. ¡Rick no murió!

Al final del show, revelaron que el actor ahora protagonizará TRES películas de “The walking dead” para seguir estirando el chicle. Sí, Rick ya no saldrá en la serie, sino que tendrá sus propias películas de su vida en otro lugar. El sheriff está vivo… pero la serie hace tiempo que necesita que alguien la termine de matar.