Un Año Viejo con Lavoe, Maelo y un capo de la coca en Medellín

Recordar es vivir.

La bloguera colombiana especializada en salsa, Chris Montañez, recordó en su página y en su cuenta de Twitter aquella despedida de año en Cali, Colombia, en la que uno de los principales lugartenientes de Pablo Escobar trajo a tocar a su fiesta de año nuevo a las eminencias salseras boricuas Héctor Lavoe e Ismael Rivera.

Según expone Montañez en su blog y en un hilo tuitero, el bichote que montó el party pidió a un promotor de espectáculos que le debía dinero que trajera a Lavoe a cantar en su fiesta para saldar la deuda. A la fiesta también asistió Maelo, quien hizo coros durante la presentación.

Pero el vengamás de perico del Cantante de los Cantantes fue un problema craso, y la participación de los boris en la fiesta fue detenida. Lavoe -que nunca debemos olvidar que es de Ponce- le pidió en varias ocasiones perico al dueño del lugar, pero el bichote se ofendió, pues era una actividad familiar, con niños y toa' la cosa, al punto que los expulsó del lugar.

maelo

"…Dicho individuo era lugarteniente de Pablo Escobar y tenía una deuda pendiente que cobrarle a Larry Landa, el empresario artístico que invitó a Héctor Lavoe a vivir una temporada en Cali… Para saldar dicha deuda, el 'comerciante' (entiéndase, mafioso de acá en adelante) le pidió a Larry Landa una orquesta para amenizar la fiesta de Año Nuevo de su famila. Así, ambos hombres, acordaron enviar a Héctor Lavoe a Medellín para que actuara en dicho evento…)", señala la bloguera, quien indica que usa como fuentes los libros "Medellín Tiene Su Salsa" y "Héctor Lavoe, La Voz Del Barrio" de Sergio Santana, al igual que una fuente anónima.

Ante el vengamás que mantenía incordio a Lavoe, "don Ismael y los demás músicos trataron de calmar las cosas y disolver el pequeño conato de pelea que se había formado, pero la presentación finalmente fue suspendida y el comerciante, muy enojado, les negó el transporte para que regresaran al hotel, entonces todos se fueron a pie hasta la carretera y ahí tomaron varios taxis y regresaron al Intercontinental".

"No hubo disparos, ni amenazas con armas, ni nada de las exageraciones que están por ahí en otros blogs, diarios e incluso citados en libros. Todos regresaron al hotel y prefirieron no hablar del bochornoso incidente…. Algunos años después de este incidente, un domingo al medio día, saliendo de la Catedral Metropolitana de Medellín, un sicario, por órdenes de Pablo Escobar, disparó contra el 'comerciante' y lo mató, al parecer éste había traicionado a su patrón y deshonrado al cartel al que pertenecía", indica.

Mira el hilo de Twitter a continuación: