UPR podría estudiar efectos de los GMOS y transgénicos

El Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) podría  llevar a cabo en agosto próximo el primer estudio en la isla conducente a determinar los efectos en la salud humana derivados del consumo de productos genéticamente modificados (conocidos como GMO’s por sus siglas en inglés), de aprobarse una medida del representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) Ricardo Llerandi Cruz.

Se trata de la Resolución de la Cámara 851, que asigna al Recinto de Ciencias Médicas, en conjunto con el Colegio de Ciencias Agrícolas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), 100 mil dólares  para iniciar la investigación.

“Actualmente, en la isla se experimenta con semillas genéticamente manipuladas de productos tales como maíz, soya, algodón y sorgo, entre otros; y se sitúa como uno de los centros de investigación más grandes del mundo contando con ocho empresas que se dedican a tales propósitos. En total, dichas empresas ocupan un total de 6,000 acres públicos y privados, según datos de la Asociación de la Industria de Biotecnología Agrícola de Puerto Rico”, dijo el legislador.

shutterstock202576327-e548c57383dc16bdbb007ea5d9dd3f0b.jpg

Los OGMs son aquellos cuyo genoma es alterado de una forma que no hubiese ocurrido naturalmente.

Estos organismos son sometidos a un proceso en el que el polen de una especie es transferido a otra especie relacionada, con el objetivo de lograr un nuevo cultivo mediante una recombinación genética.

También son denominados OGMs aquellos organismos sometidos a procedimientos de fusión celular, y tienen el propósito de crear determinados rasgos deseados en los cultivos.

A tales fines, se ha definido un OGM como un animal, planta u organismo cuya estructura genética ha sido alterada mediante el uso de la ingeniería genética.

Una de las áreas de estudio de la biotecnología es la experimentación con alimentos transgénicos. En la actualidad, la mayor parte de este tipo de alimento proviene de plantas y semillas de maíz, algodón y soya. 

“Aunque la información con respecto a los efectos que los alimentos transgénicos pudiesen causar a la salud y al medio ambiente se encuentra limitada, varios estudios realizados apuntan a su posible nocividad al cuerpo humano. A pesar de esto, no tenemos ningún estudio detallado al respecto, por eso se hace imperativo realizar uno”, agregó el político.

Según el legislador, desde 1996 Puerto Rico ha sido sede para la experimentación de esos alimentos. La resolución fue sometida el pasado 7 de marzo y todavía no ha pasado al hemiciclo para su aprobación.