Un tirano del rock llamado Tito Auger

Todos conocen al grupo Fiel a la Vega, si no es así, necesitas saber la verdadera historia del grupo de protesta que lo cambió todo en la década del noventa… bueno, realmente no lo cambió todo, pero estaba lo más cool… bueno, no era mejor que Skapulario, pero eso es tema para otro día.

full-5df23cf2f1beec99bfab1323b76f6ee8.jpg

Cuenta la leyenda que Tito Auger y Jorge Arraiza, quienes estudiaron juntos en el Colegio Nuestra Señora del Rosario en Vega Baja, se hicieron muy amigos. Tito era el rebelde del colegio que se negaba a hacer la oración de las mañanas retando a la decrépita Sor Digna (hermana gemela del exalcalde Vega Alta, Chabelo Molina), mientras que Jorge era el gordito gracioso que todos saben que terminará la high school siendo un virgen. Al graduarse con todas C, a Tito se le mete en la cabeza irse a los Estados Unidos a convertirse en un rock star, aunque como típico vegalteño, este no sabía hablar inglés.

Tito necesitaba a alguien que llevara el sustento a la casa, así que convenció a su amigo Ricky Laureano para que lo acompañara en esa aventura; obviamente, Tito no le dijo para qué lo necesitaba, pero el inocente Ricky cayó como un zángano en la trampa. Cuando llegaron a la Gran Corporación, Tito le dice a Ricky la que había: él iba a escribir canciones todo el día, mientras Ricky trabajaría como mesero, y si no hacía buena propina, debía prostituirse por 20 pesos al día.

screenshot20170411at33113pm-7ed5a642fce2c535cc1e73dcc5952e73.jpg

Ricky, a quien en Vega Alta apodaban como “Beethoven” por su gran parecido al famoso San Bernardo, hizo lo imposible para llevar la comida al hogar, mientras que Tito solo pudo parir tres canciones en un periodo de 8 meses. Hay que destacar que las canciones no servían ni para el Señor Sapo de “Atención Atención”. Los muchachos estaban fracasando, así que Tito decide esperar a que Ricky salga a prostituirse, robarle el dinero que guardaba en una lata de galletas Export Soda, coger un pasaje y regresar a la isla.

Luego de varios meses, Ricky monta una banda en los Estados Unidos, empieza a guisar, comienza a acariciar el éxito en las barras y la vida parecía que le daría una segunda oportunidad. Cuando el traidor de Tito se entera, lo llama para hacerle un cuento mongo de que estaba en depresión, y el bonachón de Ricky lo perdona. Es así como Tito viaja a los Estados Unidos para unirse a la banda, pero como seguía sin saber hablar inglés, no podía comunicarse con los otros integrantes. Esto no detendría al malandrín de Tito, quien comenzó a meterle cosas en la cabeza a Ricky, y lo convenció de volver a Puerto Rico con la excusa de que “en inglés no podía hablar del bacalaito y el fundillo de La Taína”.

Al regresar a la isla, se juntaron con los hermanos Arraiza, quienes tenían fama de estar siempre desempleados y aún vivían en la casa de sus padres, y así fue como nació el legendario grupo “Tito y sus amigos”; aunque ese nombre solo duró un tiempo, y en una votación que incluyó varios rounds del juego “Piedra, papel y tijera” entre Tito y Jorge, la banda fue bautizada como “Fiel a la Vega”, gracias a la sagacidad de Jorge de asfixiar la piedra con el papel.

bb1338a9138c4e8eb379101fd43611af-cdc0500db8198811272ab7072b367915.gif

Llega el éxito a la banda

Luego de presentarse en las respetadas tarimas de Tiempos Bar & Grill, el pub Feders en Vega Baja y ser la banda principal del “Virazón de Budweiser” que se celebró en Maelo’s Chicken Fever en Morovis, Fiel a la Vega comenzó a arrancar los suspiros de las jibaritas del área que veían en estos rebeldes alocados del rock, un ápice de esperanza en unos pueblos olvidados por Dios. La agrupación comenzó a hablar pestes de Pedro Rosselló, y su fama continuó creciendo porque era bien fácil odiar al señor Rosselló. Cuando Fiel a la Vega tocó en el programa “Noche de gala” de Eddie Miró, ya la suerte estaba echada: el éxito era inminente.

Mientras el grupo seguía llenando las tarimas de las fiestas patronales donde se presentaban, Tito se iba enfermando de atención. No había entrevista que Tito dejara hablar a los demás, y hasta se atribuía las canciones que había escrito Ricky. A pesar que el señor Laureano comparte el mismo apellido que Chicky Starr, este no tenía la valentía y la astucia de su tío. Tito era el dictador de la banda, y Ricky solo se limitaba a escribir los éxitos sin recibir ni un miserable elogio. De hecho, la familia de Ricky quería más al mismo Tito que a él.

https://www.youtube.com/watch?v=IGs1rrEQn1c

Fiel a la Vega continuaba su ascenso. Tito ganaba más dinero que el resto de los miembros y aparecía en obras como “Jesucristo Superstar”, los hermanos Arraiza disfrutaban de la atención de las mujeres por primera vez en su existencia, y a Ricky lo tenían jodío escribiendo y produciendo sin tener un día libre. En más de una ocasión intentó renunciar al grupo, pero siempre volvía porque debía dinero de un préstamo estudiantil que hizo para estudiar facturación de planes médicos y que le tenía el crédito fastidia’o.

Sin tener una gran voz, ni ser un gran músico y estar to’ el tiempo chupando del man boob de Ricky, el truhán Tito Auger estaba fuera de control. Sus excesos comenzaron a lacerar la imagen del grupo, se entregó al vicio de la Medalla, y totalmente borracho de poder, le dijo a un ejecutivo de Sony que “él le daba 15 patás al plasta de Ricardo Arjona” (el niño bonito de la empresa en esa fecha), provocando que les cerraran las puertas en las emisoras y los condenaran una vez más al desempleo.

https://www.youtube.com/watch?v=hb_jU4Lr8KY

Era el año 2000, Pedro Rosselló ya no volvería a la gobernación y Tito estaba viviendo en las cunetas de Río Piedras. Solo un milagro podía salvarlos… y ese milagro se llamaba Ricky Laureano. ¿Volverá Ricky a salvar la banda? Esa parte la contaremos en una próxima ocasión.