Un tirano del rock llamado Tito Auger [Parte II]

En el pasado escrito, sobre la banda que usaba como uniforme las camisas negras betiás que regalaban en ADT, hablamos sobre cómo Tito Auger era un tirano que utilizó el talento de Ricky Laureano para saciar su sed de fama y rock and roll. Los fanáticos de la banda no lo tomaron con mucho humor, pero es por los achaques de la edad, pues es harto conocido que la mayoría de los fans de Fiel a la Vega están en el midlife crisis que da al llegar a los 40 años.

851d5863a2754710ad88a8174bb46cc7-10c54286b71bd3025ef89426c6501c21.gif

Anyway, la banda cayó en su punto más bajo luego de que perdieran guisos en las fiestas patronales por culpa de la arrogancia de Tito, la musa se les acabaría al no tener a Pedro Rosselló como gobernador y solo un milagro podía salvarlos… y ese milagro se llamaba Ricky Laureano.

Ricky, quien le gusta beber el caldo de las latas de atún, decide sacar la cara por la banda. ¿Pero cómo hacerlo cuando “Los Arraiza Voladores” estaban triunfando en La Casona Restaurant en Jayuya como meseros, Papo Román estaba en Las Vegas tocando congas en un show de guaracheras y Tito estaba deambulando?

Es así como Ricky se llena de dolor, derrama su pluma y escribe las canciones más hermosas del mundo. Básicamente “Beethoven” se acuarteló en su hogar por meses, y con un pillo de luz que le suplía electricidad de la casa del vecino, un palo de mangós para comer una vez al día y agua de la lluvia para bañarse, Ricky pasó tres largos meses para escribir “La prosperidad”, el álbum que lo cambiaría todo. Hay que destacar que en este tiempo Ricky no rebajó ni 5 libras y nadie sabe cómo lo hizo.

27721819f897462ea665a8939ec53e98-eadd8230aa1a5209eb3e2e47d00265d0.gif

Luego de muchos meses tratando de convencer a la banda de que volvieran a grabar, todos aceptaron, pues tenían mucha hambre del aplauso del público… todos menos Papo Román que estaba ganando mucho dinero y no iba a venir a la isla a perder el tiempo con cuatro barrigones. Tito, quien ya había perdido bastante pelo y cuyo físico era similar al de un desaliñado Roy Brown, leyó las letras de Ricky, cerró sus ojos, y con una sonrisa dijo “esto es una mierda. No sirve ni pa’l reguetón”. Luego de varias Medallas y una combinación de arroz chino, convencen a Tito de grabar la canción… y así terminaron el disco.


¿Volverán a la cima?

El anuncio se dio con bombos y platillos en una conferencia de prensa en Padilla’s Pizza en Vega Baja. Solo Claridad fue a cubrir el evento, pues el resto de los medios ese día estaban en el estreno del disco “Los Francotiradores II” de OG Black y Master Joe. El álbum de Fiel a la Vega no tenía ni un solo sencillo que pudiera sonar en la radio, y solo servía para ponerlo a sonar mientras te bebes el Kool Aid que usan en las sectas cuando se van a suicidar en masa. La banda cayó al fondo… la realidad es que no hay palabra que pueda describir a la perfección cuán abajo estaban, y si existe esa palabra, seguro debe ser algo como “Yaire”. Ricky Laureano le hizo honor a las últimas letras de su apellido y la cagó.

621e1c6f90c44e3fb8407199afba85b2-7e391990324e552b9a83eaccb0f91cb0.gif
Vean a Ricky muriendo internamente

Luego del fiasco de “La prosperidad”, las musas abandonaron a Ricky para nunca más volver. Pasaron los años y “Los Arraiza Voladores” decidieron abrir su propio negocio de tripletas en Carolina, Papo Román estaba teniendo su propio show en Las Vegas llamado “Conga Superstar” y Tito estaba de bartender en Vidy’s en Río Piedras.

Papo, quien era medio enema y odiaba a todos los integrantes de la banda excepto a Tito, visitó la isla para el velorio de su gallo Matías, que falleció ahogado con la crecida de un río mientras bebía agua fresca. En esa visita, decide ir a ver a Tito al Vidy’s para darse unas Medallas con él y luego regresar a su vida llena de lujos en Las Vegas. Al verlo se sorprendió, pues Tito cada vez tenía menos pelo, como si lo perdiera cada vez que las muelas hacían presión al mascar chicle. Entre cervezas, ambos amigos recordaron los buenos tiempos del grupo, los excesos, el show de Eddie Miró y las mujeres feas del fan club de la banda. Es aquí cuando a Tito se le ocurre una gran idea súper original que a nadie nunca se le había ocurrido: hacer un último concierto.

242c3c60c707458684ca2ca776b915ea-d7feaa920fa4f295c79289df3b4bc330.gif

El regreso es inminente

El señor Auger estaba decidido a salvar la banda con una sola condición: cobrar más dinero que el resto de los integrantes. Con Papo esta vez en el bote, y luego de semanas de ensayos, gritos y que casi Tito se va a los puños con Jorge por salirle con una mala crianza, la banda sonaba igual que ayer.

El público de Fiel a la Vega, que ya tenían la edad suficiente para ser abuelos y que sus días de fiesta habían acabado, extrañaban mucho la banda. La nostalgia hizo su agosto en el club de los cuarentones, y como en los viejos buenos días, la voz de Tito acarició los oídos de sus fans.

https://www.youtube.com/watch?v=cNJHqHYve1w

Fue tanto el éxito que tuvo la banda, que comenzaron a tener guisos. De Hatillo a Ceiba, la agenda estaba llena de presentaciones. Sí, Tito salvó a Fiel a la Vega, mientras que Ricky quedaba ante los ojos de todos como el miembro menos talentoso de la banda. Como todo en la vida, al final venció el mal.

La agrupación una vez más estaba viviendo de lo que amaban, hasta que Papo Román les da la mejor noticia que habían escuchado: consiguió un guiso para tocar en Las Vegas por varios meses… con la única condición de que botaran a Ricky. Es así como el grupo decide deshacerse del señor Laureano y ahora están conquistando los Estados Unidos.

Ahora Ricky decidió hacer una carrera como solista, y lo pueden ver en Kandilejas en Morovis y con sus canciones dañándole el jangueo a la gente que solo va al pub a tener un buen rato. Gracias por nada, Ricky.

49470ff256b7496eb78558d03edead0e-052f82185c463e6d8b6af5698c1b6980.gif

Pronto en El Calce: “Papo Román: the True Story

También te puede interesar: Un tirano del rock llamado Tito Auger [Parte I]