Tres razones para eliminar los refrescos "light" de tu dieta

Si eres de los que cree que el refresco de dieta es lo mejor que le pudo pasar a tu vida, debes saber que la realidad es otra y que mientras menos lo consumas, mejor. Aunque no lo creas, este tipo de bebidas solamente te traerá problemas de salud y a la larga, no podrás revertirlos.

Para empezar, los refrescos de dieta aumentan el riesgo de infartos y benefician el desarrollo de diabetes. Según un estudio realizado por la Universidad de Miami, todos los que beben soda dietética diariamente, tienen un 44 % más posibilidades de sufrir un ataque al corazón, que quienes solamente beben agua y no solo eso, este tipo de sodas también elevan en un 25% la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

e2a-61dcb3fd2bed3f3d7c39aff2325a9863.gif

En segundo lugar, gracias al aspartamo que contienen, altera el estado de ánimo. El aspartamo es uno de los endulzantes artificiales más utilizados en la actualidad y está relacionado con la ansiedad y la depresión. Otro de los ingredientes que se utilizan en los refrescos de dieta es el xylitol, el cual en dosis altas, puede provocar diarrea y la aparición de tumores.

Y por último y no menos importante, si bebes mucha soda de dieta, engordarás. Según la Asociación Americana de Diabetes, aquellas personas que consumen con frecuencia estas bebidas, tienen un 70% de probabilidad de aumentar su peso, ya que está comprobado que este tipo de bebidas, hace que la persona coma de más y en consecuencia, suba de peso.

tenor11-98f22f19d42e57bfe1365170a988558c.gif

Recuerda que lo mejor que puedes hacer para hidratarte es tomar agua y que lo recomendado son dos litros al día. Si no te gusta el agua natural, existen maneras saludables de endulzarlas.