¿Te comprometieron o piensas pedir la mano? Lee esto antes de casarte

Por ahí se acercan las fiestas; la cena de Noche Buena en casa de la abuela, el jolgorio Navideño con el lechón a la varita, la despedida de Año y todo lo que se nos ocurre a los boricuas celebrar. Hay algo de esta época que nos pone más romanticones de lo usual y hay una repentina alza en la cantidad de compromisos que vemos en Facebook y las demás redes sociales.

Sí, por aquello de ser clichoso de regalo de Navidad decidiste comprarle un anillo de compromiso a la jeva o jevo (hey! Estamos en el siglo XXI, las mujeres también podemos proponer matrimonio) que conociste en Tinder allá para el mes de Junio y ya en Julio le decías que era el amor de tu vida. Con mucha emoción te dan el sí y comienzan los preparativos y el embrolle.

giphy39-9bb02c7825bf9503c151d8486077c8f7.gif

De repente te encuentras con una boda de casi treinta mil billetes en Casa de España, con un espectacular traje de novias (que no es de satín obviamente), unos zapatos Badgley Mischka espectaculares para hacerle compañía al traje, y contratando una fotógrafa directamente sacada del último ejemplar de Vogue. Pero, antes de que nos envolvamos y demos el sí hay un paso bien importante que no debemos obviar en todo este proceso; ¡LAS CAPITULACIONES!

Seamos realistas, la tasa de divorcio cada vez es más alta y hoy día son pocos los que realmente creen en el “hasta que la muerte los separe”. Así que antes de que se encuentre envuelto en tremendo divorcio, tratando de dividir el apartamento en Condado que se compraron durante esa hermosa etapa de recién casados y todos los demás bienes comunes, asegúrese de visitar su abogado – notario y redactar unas capitulaciones.

El estado de derecho de Puerto Rico dispone que el régimen económico que regirá el matrimonio es la Sociedad Legal de Bienes Gananciales. Es decir, a la hora del divorcio, todo bien que pertenezca a la sociedad se dividirá en partes iguales entre ambos cónyuges. Ahí se ve envuelta su casa, su salario, sus deudas, en fin todo.

giphy48-2eb724820e2434bd1bad221ab9c0f955.gif

Las capitulaciones son un documento realizado ante notario en el que la pareja puede disponer las condiciones que regirán sobre la sociedad conyugal relativas a los bienes presentes y futuros. El requisito principal de estas es que sean otorgadas ante notario PREVIO a la celebración del matrimonio. Es un documento simple, que a la hora de la verdad le ahorrará muchísimos dolores de cabeza en caso de un divorcio.

Así que ya sabe, si usted quiere proteger el sueldito que con tanto trabajo se gana, hágase las capitulaciones antes de contraer nupcias con ese jevo o jeva despampanante que tiene y si no planea proponerle matrimonio en esta navidad acuérdese de estos consejitos que San Valentín ya está a la vuelta de la esquina. ¡Hasta la próxima!