Se las inventan para buscarse el peso en las Fiestas de la Calle San Sebastián

Las Fiestas de la Calle San Sebastián es una gran oportunidad para que el ciudadano de a pie use su inventiva y saque algún beneficio económico.
Para Beto Torrens, por ejemplo, buscarse el peso en las Fiestas de la Calle San Sebastián es ya una tradición. Según explicó, desde 1999 ha establecido “La esquina rumbera de Beto”, donde forma un sólido ventetú musical con artistas del patio.

“Esto lo empezamos buscando mostrar una alternativa musical a la plena, que es la música que predomina en las Fiestas. Y ya se ha vuelto una tradición”, explicó Torrens, músico profesional que participa en varias agrupaciones como La Liga Rumbera, La Quilombera y la banda del cantante Sie7e.
Este año contó con la participación de grandes músicos como el percusionista Sammy Gascot del grupo Carabalí y el baterista Henry Cole, de la banda Villa Locura, entre muchos otros.
Torrens, quien también es artista y administra la Galería Yemayá en Puerto Nuevo, aprovecha lo llamativo de su rumbón para vender piezas de arte hechas por él y otros amigos.
“Sí, podemos decir que no buscamos un peso en la SanSe”, le sonrió a El Calce. Torrens y sus panas pueden ser apreciados haciendo de las suyas en la zona de la calle San Sebastián justo antes de la Calle San Justo.

Al igual que Torrens hay otros músicos que aprovechan para mostrar sus talentos en la SanSe. Aquí captamos a un saxofonista que pone su sombrero en el piso mientras toca su instrumento.

Mientras tanto, el artesano Angelo Valentín puede verse por el Viejo San Juan promocionando la venta del instrumento musical chéquere, que él mismo confeccionando utilizando higüeras secas.

angelochequere-31d5dec3c48f2668a081ba91d13814cc.jpg

“Los hacemos según se nos ordenen y también tenemos ya hechos, listos para que te lo lleves y vaciles por la SanSe”, explicó Valentín, también fotógrafo, quien maneja el Taller Caracolito de la Mar. Su obra gráfica y artesana puede apreciarse en su página de Facebook.

Por otra parte, un vendedor ambulante que solo se identificó como Luis Manuel dijo que “este año o veo tanto movimiento de ventas como el año pasado”.

vendedorambulante-a7f58d6b727bfed53747778d215fcf36.jpg

“Aquí vine a buscarme par de pesitos. Pero contrario al año pasado, la gente bebe y come pero no veo que consuman mucho más de ahí”, expresó el señor de origen dominicano, que se paseaba por la San Sebastián con un carrito que vendía collares de bombillas luminosas.

En una esquina de la Calle San Sebastián hay un corillo que también se busca el peso de una forma muy particular. Ellos venden shots de gelatina.
“No sabíamos qué nombre ponerles y les pusimos el Zika y el Chikungunya”, le dijo a El Calce uno de los vendedores de estos peculiares shots, Carlos Escudero.

zikaychikushots-f06fce6d59025662df16cdf5e794cceb.jpg

Escudero, junto a sus panitas Luis Cabrera, Manuel Meléndez y Patricia García venden estos shots que valen un peso. Según indicaron en la noche del sábado habían ganado sobre $400 en menos de tres horas.
Entonces, están aquellos que se buscaron el peso antes de la SanSe para poder darse la fría durante las fiestas. Ese es el caso del universitario Sebastián Otero, quien estudia en Brown University y a quién encontramos en el Viejo San Juan disfrutando de sus últimos días de vacaciones.

“Pues yo toco violín y en estos días he tocado en las calles del Viejo San Juan y he pasado el sombrero. Hay que hacerlo. La cosa está mala”, expresó Otero.

Finalmente, hay los que se buscan el peso todo el año, como el tipo que se viste de Spiderman, allí en la zona de los muelles, dónde llega la insigne lancha de Cataño. Spiderman no quiso hablar, pero auguramos que han sido muchos los pesitos que ha atrapado en sus telarañas.

spiderman-81334bc9aa30837c13f2500a230782d8.jpg