Radican demanda contra Jay Fonseca por difamación relacionado al Caso O'Neill

Llueve y no escampa para el comentarista Josué &#39Jay&#39 Fonseca. Primero fue la alegación de que se estaba alegadamente beneficiando de un subsidio de la Autoridad de Energía Eléctrica y hora lo acusan de difamar.

Un empresario, de nombre Mitchellson Pérez Roselló, radicó el jueves en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan una demanda contra el analista de WKAQ, Jay Fonseca, y contra WKAQ Radio y Univisión Puerto Rico por difamación, daños y perjuicios y violación de derechos constitucionales.

Según la denuncia, los alegados comentarios difamatarios ocurrieron el 5 y 6 de marzo, durante el programa "Al mediodía con Jay Fonseca" que transmite la emisora WKAQ diariamente en el espacio de 12 del mediodía a dos de la tarde. Allí, según se alega, Jay Fonseca realizó expresiones inclinadas a vincular al empresario con un patrón de encubrimiento de alegados actos de agresión sexual cometidos en contra de una ciudadana que se querelló contra el alcalde de Guaynabo, por un patrón de hostigamiento sexual.

"Las expresiones vertidas en contra del señor Pérez Roselló son falsas y difamatorias, atentan contra su dignidad, honra y reputación y constituyen una actuación intencional y/o negligente", expresó en un comunicado de prensa el licenciado Frank Torres Viada, representante legal del empresario.

maxresdefault241-dead34fe243ee6685ff6ea3db9beabca.jpg

El letrado explicó que luego de que el analista Jay Fonseca hiciera expresiones durante dos días consecutivos contra el empresario, se comunicó mediante misiva con la emisora y solicitando que de existir prueba que sustentara las mismas, las presentaran públicamente para garantizarle su derecho a confrontar prueba y solventar su buen nombre.

"De igual manera, solicitamos el cese y desista, una disculpa pública y tiempo igual, toda vez que las manifestaciones parecen ser producto de la especulación en tanto no se sustentan en prueba testifical ni documental alguna. No obstante, a pesar de nuestros esfuerzos, los demandados hicieron caso omiso y se ampararon bajo la libertad de expresión protegida por la Constitución", explicó el abogado.

"Nuestra intención ha sido y es vindicar los ataques abusivos a la reputación del señor Pérez Roselló, una figura privada, un empresario puertorriqueño dedicado a la industria de la salud, un ciudadano serio y responsable, de impecables credenciales que ha servicio bien, durante años, a su comunidad y a quien además, se le reconocen aportaciones al deporte en el País. El privilegio de trabajar frente a un micrófono y llegar a cientos de miles de personas conlleva una enorme responsabilidad y no faculta a aquellos que gozan de ese privilegio, a mancillar reputaciones a diestra y siniestra. No puede una persona con acceso a manipular la opinión pública, utilizar tales medios para desacreditar a un ciudadano sin emplear la debida diligencia y sin preveer los efectos de sus actuaciones", concluyó el licenciado Frank Torres Viada.