Nuyorican Básquet, pa' reflexionar sobre la realidad post-María

15 de noviembre de 2017

 


 

Son tantas las cosas que han pasado desde que Ricardo Olivero, Julio César Torres y Freddie Marrero se dieron a la tarea de hacer el documental Nuyorican Básquet, que organizar los pensamientos se hace un chin difícil.

 

La partida del mundo terrenal de dos de sus voces principales. Una junta de control fiscal que revalida la situación colonial del país. Un huracán categoría 5. La necesidad de reafirmar la identidad puertorriqueña. En fin.

 

 

screenshot20170606at53003pm1200x800-2fa6484c46e103fffe82045d128cdaa4.jpg

 

“Es que estas son cosas que no se pueden controlar”, indicó Oliveros ayer, en el inicio de su conversación con Metro.

 

Este jueves, 16 de noviembre, literalmente contra mucho viento y marea, el documental Nuyorican Básquet, que cuenta la historia del Equipo Nacional de Baloncesto de 1979, se convierte en la primera pieza cinematográfica puertorriqueña en exhibirse en nueve salas de cine. Nueve. Y todo a dos meses de que el huracán María se la donquiara en la cara al pueblo puertorriqueño.

 

“Yo creo que los productos artísticos no se pueden separar del contexto donde sale y del momento en qué salen”, prosiguió.

 

“Aunque era imposible pensar que íbamos a estar en la situación nacional que estamos ahora, no son cosas que uno puede controlar. Pero nosotros también debemos confesar que nos parece un contexto idóneo para sacar este documental, precisamente por lo que estamos viviendo. Ante esta grave crisis que vivimos, en una sociedad pos-María, con un país que se nos ha desangrado, con nuestras familias que se están rompiendo, con el látigo del desprecio del estadounidense, pues creemos que es indispensable que como país nos sentemos a reflexionar sobre dónde estamos, con respecto a nuestra identidad”, apuntó Olivero.

 

 

El guionista y codirector del film resaltó que “mirando esta historia de aquella selección y de aquel momento político nos permite, indirectamente, a reflexionar sobre el presente”.

 

“Este es un país deportivo, en donde el asunto de la identidad es importantísimo y, desde esas coordenadas, es idóneo para que salga en el momento que esta saliendo”, puntualizó.

 

Un dato que le agrega más sentimiento a la llegada a los cines de Nuyorican Básquet es que dos de sus voces principales y grandes puertorriqueños el icónico periodista deportivo Elliott Castro y don Jenaro '’ Marchand, una de las personas más importantes en la historia del baloncesto mundial, no están ya con nosotros.

 

“Esta película fue el último testimonio de Tuto y Elliott. No se supone que ambos se hayan ido, pero así fue. Ambos fueron fundamentales para este trabajo. Nos trataron como hijos. Elliott no la pudo ver, y lo lamentamos mucho, porque sabemos que le hubiese encantado. Tuto la vio en la premier en el coliseo Roberto Clemente y le encantó”, manifestó.

 

El pasado en el presente

 

Esa selección de 1979 que examina Nuyorican Básquet, vivió momentos definitorios de lo que es la identidad nacional del puertorriqueño de a pie, del de la calle, del que ahora ha hecho filas de horas para echar gasolina, del que palpa la persecusión a los que defienden la puertorriqueñidad.

 

En aquel momento, la izquierda independentista era perseguida y carpeteada, mientras el estadista Carlos Romero Barceló, del Partido Nuevo Progresista (PNP), estaba en el poder. Sucesos como los asesinatos del Cerro Maravilla y la prohibición a la participación en las Olimpiadas de Moscú inyectan políticamente la narrativa de esta importante pieza cinematográfica.

 

 

x5877jpgpagespeedicgdoqrwqcai-8b544f9b68ce26b4d0dc6a4e35ffdcf2.jpg

 

El equipo del 1979, donde la mayoría de sus jugadores eran nacidos o criados en Nueva York, cautivó al País durante los Juegos Panamericanos celebrados ese año en Puerto Rico y se convirtieron en los querendones del público boricua.

 

Julio César Torres, también codirector del filme, entiende que “reconocer la gran aportación de aquel equipo que transformó el baloncesto boricua para siempre es muy importante pues recientemente la ola migratoria se ha disparado a niveles agigantados y miles de puertorriqueños y puertorriqueñas nacerán y se criarán en los Estados Unidos”.

 

El documental estrenó en verano pasado en el coliseo Roberto Clemente, con la participación de la mayoría de los componentes de ese equipo y ante más de tres mil personas que se dieron cita para verlo.

 

Ahora, estará en los cines de Plaza las Américas, Montehiedra, Plaza Guaynabo, Río Hondo, Las Catalinas, Plaza Fajardo, Plaza del Caribe, Western Plaza y Plaza Isabela.