Más evidencia de la nueva tecnología 3D que incluirá el iPhone 8

A principios de año, el respetado analista de KGI, Ming-Chi Kuo, se adelantaba a decir que el llamado iPhone 8 contaría con un “revolucinario” sensor 3D en su cámara frontal. Este sensor sería utilizado para la Realidad Aumentada y aplicacoines de seguridad biométrica. La primera evidencia al respecto llega desde la cadena de suplidores, según reporta MacRumors.

img3283-962914be00d0b1f178af9308033a5c10.jpg

El nuevo informe asegura tres nuevos suplidores para el muy anticipado iPhone 8. Finisar y Lumentum para trabajar los sensores 3D y Broadcom se encargaría de suplir la carga inalámbrica.

Los primeros reportes comenzaron a llegar la semana pasada diciendo que Largan Precision comenzaría a enviar lentes para los módulos de detección 3D en la segunda mitad del 2017, a la vez que se mantenía de no hacer referencia directa a Apple y su iPhone 8. Sin embargo, un en reporte trimestral más reciente de LoupVentures se nombra al suplidor Finisar como “uno de los dos o tres proveedores” de lásers tipo VCSEL (vertical-cavity surface-emitting lasers).

iphone8rendergesk-cc3fd5fd4cef22cc58557fe3f2c9dbaf.jpg

Lumentum, el otro suplidor que se ha mencionado, también comenzaría los envíos de sus lentes en la segunda mitad del 2017. Los envíos de ambos suplidores coincidirían con la fecha de producción del mencionado iPhone.

Estos sensores de detección 3D serían implementados en el anticipado teléfono de Apple para ayudar a mejorar y enriquecer la experiencia de Realidad Aumentada que desde la presentación de ARKit ha ganado mayor protagonismo dentro de la empresa californiana.

Estos sensores serían implementados tanto en su cámara frontal, como en su cámara principal. Eso sí, ambos serían lásers VCSEL diferentes, ya que al frente sería uno low-end mientras el high-end utilizaría para la doble cámara trasera.

Por último, Broadcom sería un suplidor importante para Apple con sus componentes de carga inalámbrica. Cabe señalar que esta apunta a ser una inductiva como vemos en muchos teléfonos actualmente y no a distancia como se habría especulado tiempo atrás. Este tipo de carga inalámbrica a distancia todavía estaría a varios años de poder ser implementada.