¿GameStop está utilizando a los boricuas de excusa?

Probablemente, el cambio en el Código de Rentas Internas y la posible llegada del IVA en abril, tuvo algo que ver, pero en realidad la empresa Game Stop ha estado sufriendo por varios años tras cambios drásticos en los patrones de consumo de los gamers.

Y es que la proliferación de las plataformas cibernéticas, como el Playstation Network, donde los jugadores pueden bajar sus juegos a través del Internet, le ha propinado un duro golpe a la empresa, que no ha podido reinventarse ante esa nueva realidad.
Desde el 2014, sus acciones vienen sufriendo en el mercado de valores. Un reporte de la revista Forbes de esa época apunta a que la entrada con fuerza de las plataformas digitales de juego, así como cambios marcados en las tendencias de los gamers, han contribuido a la erosión de la base de clientes.
De hecho, Game Stop ya había cerrado una cantidad considerable de tiendas en los Estados Unidos, precisamente como una medida de reestructurar la empresa y hacerla más eficiente. Recientemente, el Wall Street Journal registró que la empresa había reportado una caída de 9.7% en sus ventas en la época navideña, donde tradicionalmente la tienda logra sus mejores ventas del año. Esto añadió a las malas noticias que había registrado la empresa con la caída de sus acciones.
En el caso de Puerto Rico, personas consultadas por ElCalce, afirman que es de sorprenderse el cierre, pues a pesar de que cada vez son mas los juegos que se bajan online, la realidad es que mucha de las tiendas generaban dinero por la compra y venta de juegos usados. Muchos jugadores boricuas, después de jugar, iban a su tienda a vender el juego o cambiarlo por una versión más adelantada.
En el caso de la Isla, el gaming online, aunque ha ido creciendo, ha enfrentado problemas por la pobre competencia y disponibilidad de servicio rápido de Internet a precios accesibles.
Así las cosas, GameStop es la víctima más reciente de la inabilidad de las empresas de reinventarse ante las nuevas realidades tecnológicas y de uso de los usuarios.