Estudio: Mientras más guapo, más inestable

Es probable que alguien que conozcas sea para ti el ser más atractivo del planeta, un adonis, un semidiós y demás; sin embargo, el Journal of Counseling Psichology en Estados Unidos, acaba de publicar la síntesis de 78 estudios diferentes desarrollados durante los últimos 10 años, donde revelan que los más guapos tienden a ser más desajustados.

crazylaughingmanfunnygifimage-3bee8e7d7c7ac9a5e94821afd1a81092.gif

Los hombres que participaron en los estudios comprendían edades entre 12 y 65 años. La mayoría de ellos eran blancos y heterosexuales. Los estudios partieron de 11 reglas o actitudes que componen la masculinidad tradicional, o el ideal de hombre al que muchos aspiran:

– El deseo de ganar siempre.

– La necesidad de tener control emocional.

– Tomar riesgos.

– Preferencia por la violencia.

– Un rol dominante, especialmente sobre las mujeres.

– Promiscuidad sexual.

– Confianza en uno mismo.

– Primacía de la carrera profesional.

– Rechazo de la homosexualidad.

– Persecución de un estatus social.

giphy20-64cb3023a01e9b5f27544e75e4213feb.gif

Tras analizar los resultados de tales estudios, revelaron que quienes más se acercaban a estas máximas, presentaban problemas como depresión, estrés, adicción a las drogas y mal comportamiento social. Y no solo eso, también se reveló que aquellos hombres que se saben atractivos, tienden a la promiscuidad sexual, la necesidad de ejercer el poder sobre las mujeres y una forzada confianza en uno mismo.

leonardodicaprionovapingupset-3e96b201bdfe693e6050f93945c89dca.gif

Otro de los puntos que más destaca la publicación es el silencio de los hombres en el momento de expresar sus emociones. Los investigadores definieron esta actitud como una autoimposición masculina cuyo origen es no mostrar debilidad ante los demás. Sin embargo, los científicos definieron que esta es una de las principales causas de problemas psicológicos.

En otra parte del estudio se establece que esta es una de las causas de la violencia de género: muchos hombres, al no exteriorizar sus emociones, explotan violentamente contra sus parejas.