Este verano deberían aprovechar para visitar tesoros naturales boricuas

La organización sin fines de lucro Para la Naturaleza convocó a la ciudadanía a disfrutar este verano junto a la familia con visitas a los ecosistemas y la apreciación de las bellezas del país.

La entidad, que contribuye a la protección de más de 30 mil cuerdas de terreno en áreas naturales a través de las islas del archipiélago puertorriqueño, con la ayuda de voluntarios, ciudadanos científicos o visitantes.

La institución resalta en el área metropolitana la Casa Ramón Power y Giralt, en la calle Tetuán 155 del Viejo San Juan, una joya cuidadosamente restaurada de la arquitectura española de los siglos XVIII y XIX, donde nació Ramón Power y Giralt, primer diputado puertorriqueño en la Corte Española, cuyos restos fueron repatriados este cuatrienio. 

Desde ahí, el visitante puede participar de distintos eventos que organiza todo el año Para la Naturaleza: tours sobre la naturaleza del Viejo San Juan, recorridos de observación de aves, talleres de preparación de conservas de alimentos, de confección de yerbas antivirales y otros remedios naturales.

También las personas encuentran una tienda de regalos y materiales relacionados a la ecología, salud ambiental, prácticas sostenibles e historia, una sala de exhibiciones especiales y las exhibiciones OJO Isla y Miniaturas y Santos de la Colección Teodoro Vidal.

En la zona oriental del país está la Reserva Natural Cabezas de San Juan, en Fajardo, que cuenta con una laguna bioluminiscente, un bosque de mangle, arrecife de coral, bosque seco y playas de arena o de roca entre acantilados, los cuales se pueden visitar en un mismo día.

naturalezapaseotabladolagunagrandecabezassanjuan01insfotojavierroman350836256-24627bbf7ba00f4922bdbce4423c7375.jpg

Desde esa área se pueden tomar los tours tradicionales, nocturnos o temáticos –en trolley, bici o caminando– acompañado siempre de especialistas en la historia y la naturaleza del lugar que llevarán a conocer todo sobre los ecosistemas, la flora y la fauna y los paisajes de esta reserva, incluyendo la impresionante vista de la punta noreste de Puerto Rico desde lo alto del Faro de Fajardo.

En la ruta del café los turistas internos encontrarán el Área Natural Protegida Hacienda Buena Vista, en Ponce, que contiene un recinto histórico cuidadosamente restaurado con estructuras de más de un siglo de antigüedad y una turbina hidráulica única en el mundo.

Rehabilitada y en funcionamiento, esta turbina es impulsada por las aguas del río Canas y sirve aún de motor para otras máquinas de la época.

El visitante goza del fresco bajo los árboles de un bosque subtropical, mientras es acompañado por un experto en historia y naturaleza para conocer sobre el policultivo en sombra de naranjas, cacao, plátano, café y otros frutos.

Para la Naturaleza invita también a un viaje al pasado a una de las haciendas azucareras más poderosas de Puerto Rico en el siglo XIX, que hoy es la reserva natural más grande de la región noroeste de Puerto Rico.

El centro de visitantes de la Reserva Natural Hacienda La Esperanza es parte de un recinto histórico rehabilitado, donde se conserva el único trapiche de vapor de su clase existente en el mundo, completamente restaurado para verlo funcionar.

La Casa del Marqués del recinto histórico sirve también como base regional de investigaciones que involucran a las comunidades de municipios vecinos e incluye su propio laboratorio científico.

Si de sembrar se trata Para la Naturaleza cuenta con Viveros de Árboles Nativos en Rio Piedras y Barranquitas.

Los expertos de la institución orientan gratuitamente sobre cómo y cuales especies de árboles seleccionar de acuerdo a tus necesidades y espacio, además de ofrecer talleres de siembra y oportunidades de voluntariado. I