Este desayuno olímpico es la clave para tener un buen día

Comer carne y nueces es la clave para tener un cuerpo esbelto y tener energía

De acuerdo con Charles Poliquin, un entrenador que ha preparado a atletas olímpicos y jugadores de fútbol americano, la mejor manera de lograr un cuerpo delgado y musculoso consiste en desayunar a base nueces y carne, según lo publica en el portal Strengthsensei.

Afirma Poliquin, "lo que comemos para el desayuno pone en marcha toda nuestra producción de neurotransmisores para el resto del día". En ese sentido, el preparador olímpico considera que la carne y las nueces poseen la capacidad de elevar la dopamina y la acetilcolina.

Esos dos neurotransmisores ―en opinión de Poliquin― son muy útiles para deportes de autodefensa como el judo o la lucha, en los cuales la capacidad de concentración es clave. Además, afirma que la carne puede proporcionar pequeñas cantidades de azúcar y las nueces proveen grasas inteligentes, estabilizando de esta manera el azúcar en sangre por un periodo extendido de tiempo.

break-986122adb0ad48a661588279aa7f7695.gif

Entre todas sus recomendaciones, el experto en entrenamiento físico se presenta a sí mismo como ejemplo y relata que donde sea que él viaje, lleva consigo una nevera con frutos secos y caviar. Además asegura que el caviar es el favorito de los levantadores de pesas rusos, ya que desarrolla la síntesis de acetilcolina.

A su vez, Poliquin propone una dieta alimenticia rotativa de seis días que incluye bife de carne de búfalo, venado, pavo, cerveza, pechuga de pollo y salchichas libres de gluten acompañadas de nueces de macadamia, almendras, nueces brasileñas, avellanas y pistachos.

En caso de ser alérgico a las nueces, el entrenador recomienda recurrir a frutas de bajo índice glicémico como:

  • Albaricoque
  • Aguacate
  • Moras
  • Arándanos
  • Pomelo
  • Moras
  • Nectarinas
  • Aceitunas
  • Papaya
  • Melocotón
  • Ciruela
  • Frambuesas

Por supuesto, Poliquin da una recomendación final: después del desayuno, una cucharadita de aceite de pescado ayuda a que todo lo ingerido baje por el sistema digestivo.