5 beneficios de registrar tu marca para que no te cojan de...

Estamos viviendo en un mundo donde cada vez son más las personas jóvenes que se aventuran a crear sus propios negocios, a sacar nuevos e innovadores productos a la calle y a presentar invenciones que prometen cambiar nuestras vidas. No obstante, cada vez son más las personas que fallan a la hora de proteger su negocio, producto o invención.

La ley, tanto federal como estatal, nos da las herramientas y la protección necesarias para que en la eventualidad de que alguien falto de originalidad robe tu marca o cree una similar puedas defenderte.

giphy39-993303caafaccb537fdfd607bcfa82d4.gif

Un “trademark” es un nombre, incluye cualquier palabra, símbolo, diseño o combinación de estos utilizada para distinguir e identificar los servicios y/o productos ofrecidos por una compañía y relacionarlos con esta. Es de vital importancia que la marca que selecciones sea fuerte y distintiva, es decir que no sea común. Debes evitar que la marca que selecciones pueda confundirse con otras ya en el mercado o que sea similar a otra.

Registrar una marca con el United States Patent and Trademark Office no es obligatorio pero si es importante. Hacerlo te da ciertas ventajas que a la hora de algún problema legal te ahorrará los dolores de cabeza (o al menos los disminuirá). Entre estas ventajas figura:

  1. Notificación pública de tus derechos sobre la marca;
  2. Presunción legal de que eres el dueño de la marca y quien tiene el derecho exclusivo de utilizar la marca en la nación o en conexión con los servicios o productos para los cuales la registraste;
  3. La posibilidad de presentar una acción legal concerniente a la marca en las cortes federales;
  4. El derecho de utilizar el símbolo de registro federal (®);
  5. Presencia de la marca en los “database” en línea del USPTO.

Tu mismo puedes registrar tu marca en la página del USPTO ya sea en línea o a través del correo regular. Siempre es recomendable consultar con un abogado experto en propiedad intelectual, pero aunque no lo hagas, regístrala.

No digan que no se los dije. ¡Hasta la próxima!