6 papelones financieros que debes evitar antes de los 30

La época dorada antes de los 30. Tiempo para pasarla bien, vivir como si fuera el último día y colocar fotos en las redes sociales poniendo #ILiveWhereYouVacation.

giphy381-3879fbb5232c14b3c796d7ec91b6cfcc.gif
Pero también, es la época de arruinar el crédito y de meter la pata lo que provoca problemas en el futuro. Estudios de comportamiento apuntan a que la mayoría de los jóvenes no conocen cómo manejar adecuadamente sus finanzas, cometiendo errores que le pueden costar miles de dólares en el futuro.

Es por eso que debes observar estos consejos.

  1. No comenzar a ahorrar.

Si, lo sabemos. La cosa está mala. Pero es importante comenzar a ahorrar y pensar en el futuro. Una fórmula que expertos financieros apuntan es separar el 10% de tu ingreso mensual en una cuenta de ahorros.

Si eso no es posible, comienza con pequeñas cantidades y poco a poco, mientras tu ingreso mejore, vas aumentando las cantidades. También existen otras alternativas como la aplicación móvil Acorns, que te permite redondear tu cambio en transacciones electrónicas y las deposita en una cuenta de ahorros que aumenta con el comportamientos de las inversiones.

giphy30-7b3d3244cacaac6a879f6fc0b4eba1b8.gif

  1. Gastar y gastar como cosa loca como si fuéramos de la realeza.

En Puerto Rico no existe familia real. Bueno, obviando a la dinastía ponceña de los Hernández Colón.

giphy371-b412dc2e8470683f3644dac99ae8fe35.gif

La realidad es que pasar esa ATH hasta que llegues a la tienda y te dé declined, sin monitorear cuanto dinero te queda en la cuenta es uno de los errores más frecuentes en nuestra juventud.

Se recomienda preparar un presupuesto mensual de gastos. De hecho, hay aplicaciones móviles como Mint que se conectan a tu cuenta y permiten monitorear tus gastos y preparar informes en gráficas fáciles de entender para que veas donde estás gastando y cuánto te cuesta el chai mocha latte grande que te toma todos los días para subir la foto a instagram. Créeme, cuando veas como se vacía tu cuenta, lo dejarás de hacer.

giphy28-e6a870807be2f12236fca8f313a45d48.gif

  1. No pensar en el retiro

Claro, porque como siempre pasa, vivimos como si el tiempo no pasara. Pues, piénsalo dos veces. La realidad es que luego de la crisis económica los patronos cada vez ofrecen menos incentivos para el retiro. Así que con eso en mente debes comenzar a evaluar diferentes alternativas para hacer tu retiro. En vez de irte todos los viernes a beber cerveza y darte shots de chichaítos, evalúa tu patrón de gastos y modifícalo para que separes un dinerito para el retiro.

4a67167315be4cd1b726d09c8dc5f3f6-a8cdef08f8b05f5217fe3f45431d3717.gif

Expertos financieros consideran que un certificado de depósito o una cuenta de ahorro con inversiones es una buena estrategia para poco a poco comenzar ahorrar. Una vez tengas dinero suficiente, puedes mover ese dinero para un plan de retiro (401k o Keogh) entre otros productos disponibles en el mercado.

  1. Ofertas promocionales de crédito para darnos lujos

Todos hemos sacado esa tarjeta de crédito de la tienda para comprar ropa que usualmente nos ponemos una vez o para comprar ese plasma 72’ pulgadas para un apartamento de un cuarto, con las ofertas de 0 intereses por un tiempo.

giphy311-bbde689c13f33c60b6961984778f42b3.gif

Bueno, el problema con esas ofertas es que usualmente no pagamos lo necesario a tiempo y cuando se acaba el tiempo tenemos que pagar una cantidad obscena en interés. Una buena estrategia es separar mensualmente un dinero para cumplir con el pago con al menos 3 meses de anticipación. Así, si ocurre cualquier imprevisto que te obligue a pagar el mínimo por un tiempo, tienes un espacio para recuparte y cumplir con tu obligación y evitar pagar intereses.

  1. Trepar esa tarjeta y pagar solo el mínimo.

¡Qué divertido es cuando nos aprueban esa primera tarjeta de crédito universitaria! ¡FIESTA! La usamos como cosa loca, hasta que la trepamos y solo pagamos el mínimo. Oye, es necesario hacer un historial de crédito, pero hay que hacerlo juiciosamente.

giphy29-06970311033cba537fa60bf86107d9e4.gif

No uses la tarjeta a lo loco, piensa en que es dinero que tienes que eventualmente pagar y que los intereses son altísimos. Así que si no puedes pagar el balance completo a final del mes, evita usarla solo para emergencias. El pagar el mínimo, a la larga te costará un ojo de la cara y terminarás pagando miles y miles de dólares en intereses. Debes apostar a mantener tus balances en las tarjetas por debajo del 30% del total de la cuenta.

  1. Tomar préstamos estudiantiles para viajar y estudiar

Ese intercambio estudiantil siempre tienta y ahora con las redes sociales más todavía. Pero el gasto que conlleva, para muchos, es imposible de costear y recurren a los préstamos estudiantiles. Claro, que la educación es una inversión, pero hay que evaluar como lo hacemos. Cada vez más la deuda de los estudiantes universitarios continúa en aumento, esto en parte, por el costo de la matrícula y por la necesidad de realizar estudios graduados para ser competitivo. Así que evalúa, oriéntate y planifica antes de firmar ese préstamo. Crea un plan de ahorro o busca un trabajo a tiempo parcial para que puedas reducir la cantidad que necesites prestada y evitar que salgas con demasiadas deudas de la escuela.