Virginia buscará completar el milagro ante Texas Tech

La gran final de la NCAA es mañana.

De eliminados a las primeras de cambio al equipo de los milagros en el torneo de la NCAA, Virginia avanzó al partido por el campeonato nacional universitario por primera vez en su historia tras otro triunfo en el último aliento, ahora por una polémica falta con 0.6 segundos en el reloj.

Kyle Guy encestó tres tiros libres y Virginia festejó su segundo milagro del torneo al vencer el sábado 63-62 a Auburn en el Final Four.

Un año después de ser el primer equipo que como primer preclasificado perdió ante el número 16, los Cavaliers ahora parecen estar marcados por el destino.

Los Cavaliers enfrentarán en la final mañana, lunes, a Texas Tech (31-6), que derrotó 61-51 a Michigan State.

Los Cavaliers llegaron al Final Four por primera vez desde 1984 con una canasta al sonar la chicharra de Mahmadi Diakite para enviar el partido de cuartos de final contra Purdue a tiempos extra.

Sin embargo, vencer a los Tigers tuvo un final aún más intenso.

El quinto preclasificado Auburn (30-10) revirtió un déficit de 10 puntos en los últimos cinco minutos y ganaba 62-60 luego de que Guy hizo un desequilibrado triple con 7,6 segundos restantes.

Con 1,5 segundos por jugar, Virginia (34-3) pasó el balón a Guy en la esquina. Se volteó y lanzó, y Samir Doughty, con las manos en el aire, golpeó la cadera de Guy.

Cuando sonó el silbatazo final, el entrenador de Auburn Bruce Pearl perdió el control, empezó a soltar golpes al aire y a gritar. Posteriormente, los fanáticos que lo veían en televisión también se quejaron cuando se dio a conocer que Ty Jerome había cometido un doble drible de camino a la canasta.

Guy ejecutó los primeros dos tiros libres para empatar el partido y Auburn pidió tiempo para aumentar la presión sobre él. No funcionó. Metió el último para poner a su equipo al frente. Auburn hizo un largo saque de banda para Bryce Brown, pero su intento desesperado por un triple se quedó corto.