Trae Young y los Hawks de Atlanta avanzan a la final del Este

Cómo cambia el básquet...

Trae Young se quitó la camiseta y subió a las gradas para arrojarle a su papá un recuerdo de la primera victoria en un juego 7 fuera de casa en la historia de los Hawks.

Young va a necesitar un nuevo uniforme. Salió de su mala noche ofensiva y de manera improbable ayudó a Atlanta a convertirse una vez más en los amos de la gira. Y ahora, los Hawks llevarán su increíble transformación a la final de Conferencia.

“Lo hicimos en grande”, dijo Young.

Y, para lograrlo, acabaron con “El Proceso”.

Young encestó un triple en la recta final y anotó 21 puntos para ayudar a Atlanta a sumar su tercera victoria de la serie en Filadelfia, un triunfo el domingo 103-96 sobre los 76ers, primer lugar de la Conferencia Este.

Los Hawks abrirán su primera aparición en la final de Conferencia desde 2015 la noche del miércoles en Milwaukee.

“Sentí que estaban construidos para estos momentos, para ganar este juego esta noche”, dijo el coach Nate McMillan.

Atlanta tenía marca en su historia de 0-9 en séptimos juegos fuera de casa.

Pero los Hawks ignoraron su historia y consiguieron un triunfo en Filadelfia, donde ya habían ganado los partidos 1 y 5, eliminando a Joel Embiid y a Ben Simmons y cerrando el libro sobre el controversial plan de reconstrucción conocido como “El Proceso”.

“Les dimos vida desde el primer juego”, dijo el alero de los 76ers, Tobias Harris. “Son un equipo joven y con hambre”.

No hace mucho tiempo, ni siquiera los Hawks podían imaginarse este momento, en especial en marzo cuando tenían marca de 14-20, se encontraban en el 11er lugar de la Conferencia Este y despidieron al coach Lloyd Pierce.

Bajo la tutela de McMillan, los Hawks se convirtieron en aves de presa y Young encabezó la embestida hacia la postemporada por primera vez desde 2017, manteniendo el ímpetu durante su triunfo en la primera ronda sobre Nueva York.

Se suponía que Embiid, segundo lugar en la votación a MVP, Simmons y un costoso reparto de estrellas pondrían a los impetuosos Hawks en su lugar. Eso nunca sucedió.

Young se sacudió una actuación mediocre desde el campo — 5 de 23 — y siguió intentando disparos hasta que concretó ese triple para una ventaja de 93-87 con 2:31 en el reloj.

Kevin Huerter sentenció la victoria con tres tiros libres.

Los aficionados de los Sixers expresaron su frustración y abuchearon al equipo en su camino al camerino, arrojando basura hacia la cancha.

Embiid terminó con 31 puntos, 11 rebotes y ocho pérdidas de balón.