Ozzie Guillén ahora ve dirigir a su hijo: "Como padre me encanta estar aquí"

Está en Puerto Rico siguiendo de cerca la primera participación de Colombia en la Serie del Caribe, equipo dirigido por el menor de sus hijos.

El primer dirigente latino que ganó un campeonato en las Grandes Ligas, Ozzie Guillén, estaba sentado el sábado en las gradas del Estadio Hiram Bithorn viendo al menor de sus hijos, Ozney Guillén, hacer historia como dirigente del primer equipo colombiano que participa en una Serie del Caribe.

Ozzie, de Venezuela, comandó a los Medias Blancas de Chicago en el Clásico de Otoño de 2005 y ahora se está comiendo las uñas en el clásico del béisbol regional, porque su hijo, de 27 años, está siguiendo sus pasos dentro de las líneas de cal.

"Para mí es un orgullo, una satisfacción ver el éxito que él ha conseguido con el equipo de Colombia (Vaqueros de Montería)", le dijo a El Calce el exmanager. "No estoy apoyándolo como hombre del béisbol. Lo estoy apoyando como padre, igual que sus hermanos, su novia y su madre. Muy orgulloso de que él esté haciendo este trabajo, que no es fácil hacerlo".

Según Ozzie, dentro del terreno de juego no le ha dado ninguna lección a su hijo dirigente. No ha sido necesario, aseguró.

Ozzie

 

"Adentro del terreno nunca [le he dado instrucciones de cómo hacer las cosas], porque cada quien tiene su manera de dirigir. Fuera del terreno, obviamente, como padre de béisbol, le he dicho que vele por el cuidado de los peloteros, cómo actúa, cuidarse… él sabe que no es fácil. Creo que él es un hombre bueno, de béisbol", sostuvo.

Sobre la relación de Venezuela y Colombia manifestó que siempre han sido países hermanos. Asimismo, que la oportunidad que le ha dado Colombia a Ozney, como pelotero y ahora como manager, es muy valiosa.

"Creo que humanamente, el país colombiano siempre ha estado a la par con el país venezolano, igualmente Venezuela con los colombianos. Como padre me encanta estar aquí, pero como hombre del béisbol me pongo más nervioso. Especialmente en Montería (Colombia), para la final, que fueron uno juegos bastante difíciles con un equipo joven", añadió.

Ozzie confesó que extraña el juego y que no descarta volver al terreno a dirigir.

"¿Que extraño el juego? Seguro. Me encantaría estar en el terreno. Pero mi familia me ha hecho la vida más fácil", puntualizó asegurando que el béisbol colombiano tiene mucho futuro.

Por su parte, Ozney se mostró satisfecho por el primer resultado de su equipo en la Serie del Caribe, a pesar de no salir por la puerta ancha en la primera fecha. Su equipo cayó con pizarra 6-4 ante los Cardenales de Lara, representación venezolana.

"Muy orgulloso, especialmente, por estar representando a Colombia, que me ha abierto las puertas a mí y a muchos peloteros venezolanos. Como yo le digo a la gente, aquí no buscamos competir, buscamos ganar los juegos", señaló.

Para Ozney, la honestidad es el elemento que ha adoptado de la filosofía de su padre.

Ozney

La meta del joven dirigente es seguir mejorando y aprendiendo del béisbol todos los días para ver a dónde lo lleva la vida.

"Espero (ser dirigente de Grandes Ligas). Hay mucho talento de Venezuela. Creo que las Grandes Ligas deben darle el espacio a los latinos, darle el chance", sentenció.