Millonario compró un equipo de fútbol e hizo jugar a su hijo de más de 120 kilos

Actualmente, el equipo apenas tiene un punto y solo ha marcado dos goles.

Millonario compró un equipo de fútbol e hizo jugar a su hijo de más de 120 kilos

En China al parecer el dinero puede otorgarte la posibilidad no solo de comprar un equipo de fútbol, sino el de participar en sus diferentes encuentros deportivos. Un multimillonario asiático obligó al entrenador, este fin de semana, a colocar a su hijo en el once titular.

Zibo Cuju FC es un club de segunda división ha saltado al protagonismo del balompié mundial por los actos de impunidad de uno de sus máximos accionistas. He Shiua, socio mayoritario ha comenzado a satisfacer sus caprichos deportivos.

Este pasado fin de semana obligó al entrenador Hongyi Huang a poner a su hijo en el once titular. El joven, pese a sus 126 kilos, se dio el lujo de debutar y ejecutar una tiro de esquina.

Este no es el primer acto impune del accionista. Una de sus principales condiciones para ser el principal inversor fue que lo incluyan dentro de la plantilla principal del equipo.

pusoasuhijode126-c67b45c6e92beaca3e62778f9b75b0da.jpg
El joven, pese a sus 126 kilos, se dio el lujo de debutar y ejecutar una tiro de esquina.

Así, su nombre aparece como integrante del plantel y es el poseedor de la casaca número 10, aunque rara vez salta al campo de juego. El 4 de mayo, debutó con el equipo al ingresar cuando restaban 7 pocos minutos.

Actualmente, el equipo apenas tiene un punto y solo ha marcado dos goles, tiene 10 en contra. Pese a los pésimos resultados, Shiua mantiene una buena relación con el resto del plantel: come y bromea con sus compañeros.

El accionista ya cuenta con experiencia en ser inversionista de clubes. Fue dueño del Sichuan Huakun, el club fue campeón nacional del fútbol Chino.

Otro caso en China

Por supuesto, este caso de impunidad y autoritarismo también se dio en el Shenhua. Ahí, el dueño Zhu Jun se atrevió a jugar siete minutos en un cotejo amistoso entre el club y el Liverpool en 2007.