Juez federal desestima demanda por pago equitativo en el fútbol femenino

Las jugadoras seleccionadas habían interpuesto la acción judicial para conseguir equiparar las condiciones económicas con sus pares hombres.

La demanda de la selección femenina de fútbol de Estados Unidos, reclamando igualdad en los salarios con los hombres, fue desestimada por la justicia, que no atendió a las 28 jugadoras del equipo nacional que firmaron la demanda el año pasado.

"Estamos en shock y decepcionadas con la decisión, pero no nos rendiremos en nuestro duro trabajo por la igualdad de salarios. Tenemos confianza en nuestro compromiso de asegurar que las niñas y mujeres no serán menospreciadas por su género", escribió en su cuenta de Twitter Molly Levinson, portavoz de las jugadoras.

"Hemos aprendido que hay tremendos obstáculos para este cambio. Apelaremos y seguiremos presionando", añadió, en un caso en el que demandan más de 55 millones de dólares en daños contra la igualdad. 

Del mismo modo se pronunciaron las jugadoras campeonas del mundo en las redes sociales. "Nunca dejaremos de luchar por la igualdad", escribió Megan Rapinoe, en la misma línea que Alex Morgan.

Un juez federal desechó la demanda por pago inequitativo que habían presentado las jugadoras contra la federación estadounidense de fútbol, pero declaró procedente para un juicio su denuncia por discriminación en hospedaje durante los viajes y en servicios médicos.

Las jugadoras, encabezadas por Alex Morgan, señalan que no han recibido una paga equitativa bajo los términos de su contrato colectivo, en relación con lo que devengan los hombres. Por lo tanto, exigían una indemnización de más de 66 millones de dólares, al amparo de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que en su Título VII establece los términos de la paga equitativa.

El viernes, en un fallo de 32 páginas, el juez federal de distrito R. Gary Klausner aceptó en parte la moción de un juicio sumario por parte de la federación. Desechó la demanda relacionada con la ley de paga equitativa, pero dejó intacta la denuncia en materia de derechos civiles.

“La historia de las negociaciones ente las partes demuestra que la selección femenina rechazó una oferta para recibir una remuneración bajo la misma estructura de pago por juego que la selección de hombres”, escribió Klausner. “Y la selección de mujeres estuvo dispuesta a renunciar a mayores bonos en favor de prestaciones como una mayor compensación base y la garantía de un mayor número de jugadoras bajo contrato.

“Por lo tanto, las demandantes no pueden ahora considerar de manera retroactiva que su contrato colectivo es peor que el de la selección de hombres al referir lo que hubieran devengado si se les hubiera pagado con la estructura de pago por juego, cuando ellas mismas rechazaron dicha estructura”.

Klausner mantuvo en pie la denuncia, según la cual, la federación discriminó a las jugadoras en el uso de vuelos fletados, hospedaje en hoteles, servicios de apoyo médico y ayuda para entrenamiento.

Un juicio está previsto para el 16 de junio en una corte federal de Los Ángeles.

“Estamos conmocionadas y decepcionadas con la decisión de hoy, pero no claudicaremos en nuestro duro trabajo por una paga equitativa”, manifestó Molly Levinson, portavoz de las futbolistas, en un comunicado. “Confiamos en nuestro caso y nos mantendremos firmes en nuestro compromiso de garantizar que las niñas y mujeres que practican este deporte no sean menospreciadas sólo por su género”.

Las jugadoras pretenden pedir que la corte federal de apelaciones en el noveno circuito federal revoque la decisión de Klausner, un paso que retrasaría el juicio.

“Hemos aprendido que hay tremendos obstáculos para el cambio. Sabemos que se requiere valentía, coraje y perseverancia para enfrentarlos”, dijo Levinson.

Las de The View te lo explican: