Otro jugador de los Jazz dio positivo a coronavirus

En el día de ayer se anunció la suspensión de la temporada

Donovan Mitchell, del Jazz de Utah, es el segundo jugador de la NBA que da positivo por coronavirus.

En el día de ayer también se anunció que su compañero de equipo, Rudy Gobert, también dio positivo al virus.

Gobert es ahora el “paciente cero” de coronavirus en la NBA, es decir, el primer jugador de la liga que ha dado positivo del COVID-19, dijo a The Associated Press una persona enterada de la situación.

El jugador francés representa ahora el motivo principal por el que la NBA dio el paso de suspender la temporada durante el futuro previsible:

El partido de Utah frente a Oklahoma City se suspendió el miércoles, y los Pistons figuran entre cinco equipos que han enfrentado al Jazz y a Gobert desde principios de marzo. Los otros son Boston, Toronto, Nueva York y Cleveland.

Gobert compartió la cancha con 50 rivales de esos equipos, y con 15 árbitros.

Uno de esos árbitros fue Courtney Kirkland, quien debía trabajar el mismo miércoles en un partido entre Nueva Orleáns y Sacramento, que se pospuso también. La decisión tomó en cuenta que Kirkland había estado en la cancha con Gobert dos noches antes, tal como ocurrió con quién sabe cuántos chicos recogepelotas, empleados, guardias de seguridad y otros.

Desde luego, Gobert tuvo contacto con sus propios compañeros, así como con entrenadores y personal del Jazz. Y seguramente estuvo junto a muchas personas en aviones durante los días recientes. O compartió el ascensor del hotel con otras. O cenó con alguien. O le estrechó la mano a alguien. Y así sucesivamente.

“Estoy seguro de que tuve contacto con él”, dijo Langston Galloway, de Detroit. “Te concentras en ese momento de interacción con muchos jugadores diferentes y sabes que, al final del día, pudiste haber tocado el balón o interactuado con un fanático. Simplemente hay que ser más cauteloso en adelante”.

La suspensión costará incluso cientos de millones de dólares a los equipos, dependiendo de cuánto dure el paro de actividades.

Los equipos que enfrentaron a Gobert en los días recientes deberán someter probablemente a todos sus integrantes a una serie de análisis. Y algunos de esos reporteros que cubrieron al Jazz afirmaron que buscarían someterse a pruebas para definir si han contraído el COVID-19.

“Es algo sin precedentes”, recalcó el entrenador de los Pistons, Dwane Casey. “Pienso que esto es lo prudente. Y en cuanto a lo que pasó en Utah, no conozco toda la información, pero esto simplemente te muestra lo frágil que es todo ahora”.

Se trata de la nueva realidad del coronavirus, que fue etiquetado el miércoles como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud, semanas después de que comenzó su devastadora propagación global que ha infectado a más de 100.000 personas y matado a más de 4.000.

El entrenador de Charlotte, James Borrego, sentenció que éstos son momentos atemorizantes en la NBA. Nadie puede discutirlo.

“Todos están preocupados y con toda razón”, dijo. “Todos en nuestra liga deberían estar preocupados. Pienso que todos en nuestro país lo están, no sólo en el basquetbol. Todos tenemos que cuidarnos y cuidar a nuestro compañero”.

Nota relacionada:

Se burló del coronavirus y ahora es el primer baloncelista contagiado

El pívot francés Rudy Gobert, del Utah Jazz, está infectado. Hace unos días había sido consultado por las medidas de prevención y se mofó de ellas

Eso fue lo que hizo el miércoles Evan Fournier, de Orlando.

Fournier, compañero de Gobert en la selección francesa, le llamó tras surgir las noticias del diagnóstico.

“Hablé por teléfono con Rudy”, escribió Fournier. “Va bien, hombre. No hay que asustar a los demás. Los amo a todos”.