Jefes en MLB prefieren paro patronal a una huelga a mitad de temporada

Si no se llega a un acuerdo

REUNIONES-DUEÑOS

Aunque insistió en que las Grandes Ligas buscarán zanjar diferencias con el sindicato, el comisionado Rob Manfred sugirió el jueves que los dueños preferirían un paro patronal que margine a los peloteros de sus instalaciones si el actual contrato colectivo expira el 1 de diciembre sin un nuevo acuerdo.

Las Grandes Ligas han pasado por cuatro paros de actividades de 1972 al 95. Sin embargo, ha prevalecido la paz laboral desde que una huelga de siete meses y medio comenzó en agosto de 1994 y obligó a que la Serie Mundial se dejara de disputar por primera ocasión en 90 años.

“Hemos recorrido antes este camino. Hubo paros en 1989-90”, dijo Manfred. “No creo que lo del 94 haya salido muy bien para nadie. Pienso que, cuando miras otros deportes, el patrón ha sido controlar el momento de la disputa laboral y tratar de reducir al mínimo la posibilidad de alteraciones reales de la temporada. De eso se trata, de evitar hacerle daño a la temporada”.

Ha habido conversaciones desde principios de este año, pero en ningún momento ha habido un acercamiento que permita suponer el tipo de acuerdo que sí se alcanzó en 2006, 2011 y 2016.

En 1990, hubo un paro patronal de 32 días durante la pretemporada. Aunque el juego inaugural se demoró una semana, cada equipo fue capaz de completar el calendario normal de 162 encuentros.

“Sinceramente, no puedo creer que haya un solo fanático en el mundo que no entienda que un paro durante el receso entre campañas, que permita el avance del, proceso, es diferente que una disputa laboral que sacrifique juegos”, comentó Manfred.

El llamado impuesto al lujo se aplicó a partir de un límite de 210 millones de dólares en las nóminas este año, con una tasa del 20% para los equipos que excedieron la cifra por primera vez. Las mayores han propuesto reducir el umbral a 180 millones y elevar la tasa a 25%.

Asimismo, los equipos han propuesto un piso de 100 millones de dólares en las nóminas. El sindicato se opone, porque la medida se vincula con sanciones fiscales en el límite superior.

Los dueños han propuesto también reemplazar el arbitraje salarial para ciertos peloteros por las mediciones sabermétricas conocidas como FanGraphs WAR. El sindicato considera que esa propuesta equivale al tipo de escalafón salarial que ha rechazado desde 1989.

Preocupados por la manipulación de su tiempo de servicio, los peloteros han propuesto reducir de seis a cinco temporadas el tiempo que les permitiría declararse agentes libres. Piden además rebajar a dos temporadas el tiempo para buscar el arbitraje salarial.

Ésas eran las condiciones observadas antes del arreglo de 1985.