Hodges: "Jordan no hablaba de política porque no sabía que decir"

En una entrevista a profundidad con el diario The Guardian, Craig Hodges habla de cuán alejado Michael Jordan se mantuvo del espectro sociopolítico y de alzar la voz en momentos importantes.

Craig Hodges fue uno de los que estuvo con Michael Jordan cuando el fenómeno entró a los Bulls de Chicago a finales de la década del '80.

Sin embargo, contrario a Jordan y a la gran mayoría de los jugadores que en aquella era rehusaban hablar de política y temas sociales, Hodges aprovechó el foco que tenía encima por su profesión y se manifestaba, al punto de confrontar al presidente George Bush, Sr. en Casa Blanca en 1991.

Este compromiso, al igual que le pasó a Collin Kaepernick en la NFL, le cerró puertas a Hodges en la NBA, e hizo que Jordan le alejara la confianza. Mientras Jordan se convirtió en la cara del juego de baloncesto y el capitalismo deportivo a nivel mundial, implantando una marca que ahora vale miles de millones de dólares, Hodges en este momento es coach de un equipo de escuela superior en su barrio en Chicago, donde la semana pasada le tirotearon un estudiante de 15 años, según una entrevista que le dio a The Guardian. Sobra decir que en 2020 se han agudizado los contrastes entre ambos.

Y luego de que saliera The Last Dance, el documental que presenta la historia del últimos tres reinados de los Bulls de Chicago, Hodges ha reaparecido a reaccionar a algunas alegaciones que presenta la serie. Por ejemplo, a principios de mayo, el experto trespuntista indicó que a Jordan se le había pasado la mano, al catalogar a los Bulls de aquel momento como un "circo de perico".

"Como jugadores llamamos esto una fraternidad. Y estoy viendo el primer episodio y me molesté con lo del circo de perico. Eso me molestó, porque estaba pensando de esos hermanos que salen en esa foto que tienen que explicarle a sus familias que están preparándose para ver este gran documental de Michael Jordan y saben que tú estas en ese equipo y ahora tienes que explicarle eso a tu hijo de 12 años de edad", apuntó sobre la chotiaera de Jordan.

 

 

Pero la cosa no para ahí. En el libro que publicó en 2016, titulado Long Shot: The Triumphs and Struggles of an NBA Freedom FighterHodges estresa cómo intentó repetidamente persuadir a Jordan a que "rompiera con Nike y se fuese a la industria de los tenis por sí sólo, con la intención de crear trabajos para la comunidad negra". Jordan dijo que no estaba en posición para tomar control, a la vez que Hodges le adjudicó la cita: "los republicanos también compran tenis". La veracidad de esa cita parece ser medio "flaky", pero Jordan, contrario a Hodges, siempre evitó la política. Kareem Abdul-Jabbar, una figura del movimiento afro americano en la NBA durante los '70 y los '80, dijo que Jordan escogió "comercio sobre conciencia".

Hodges se volvió un movimiento de protesta él solo en la NBA. En octubre de 1991, cuando los Bulls fueron invitados a Casa Blanca a conocer a Bush, el canastero le dio al Presidente una carta de ocho páginas que él mismo escribió, con el frescro recuerdo aún en su mente del abuso policiaco que se había cometido contra Rodney King y de la invasión de Iraq. La misiva venía  de parte,"específicamente, de la comunidad afro-americana que no tiene la oportunidad de venir a este gran edificio para conocer al líder de la nación donde viven".

 

 

Las convicciones políticas de Hodges básicamente le costaron su carrera, en un momento en el que el baloncelista negro estadounidense poseía un gran foro para manifestarse. Hodges lo hizo, alzando su voz sobre el incidente con Rodney King y las protestas que siguieron, sobre la guerra en Iraq, sobre la carencia de dueños y coaches negros en la NBA, en fin, sobre todo lo que sus colegas millonarios no se atrevían hablar por miedo a represalias.

En 1992, tras conquistar el campeonato, los Bulls le indicaron que no le renovarían el contrato. Él cree que Jordan y su agente Tony Falk montaron una campaña para sacarlo de la Liga. Ni agente pudo conseguir y terminó jugando en Italia, antes de regresar a sus raíces con su comunidad en Chicago.

Pero Hodges dice que no guarda animosidad contra Jordan, Scottie Pippen o el resto de los compañeros que le dieron la espalda. "Michael no hablaba de política porque no sabía qué decir… No porque fuese una mala persona".

Lee la entrevista completa sobre la trayectoria de activista social y político de Craig Hodges, aquí.