Gloria nacional Edgar León: del BSN, a celador de la AEE a… ¿guardia de seguridad en Salud?

“Uno no espera estas cosas. Y aún tiene fe de que no pasen, o se aguanten, o en dar la lucha. Pero si me van a mover de puesto, por favor, que consideren enviarme a algo en deportes. Yo todavía tengo mucho que aportar”

 

Ya fuese en el baloncesto o en su carrera con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Edgar León le ha dedicado toda su vida a Puerto Rico. Ahora, no obstante, flota en la incertidumbre, gracias a quienes dicen dirigir el destino sociopolítico del país al que tanta gloria le ha dado.

León, una verdadera leyenda del tabloncillo nacional e internacional, se encuentra en el limbo luego de que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) le informara de su traspaso mediante la Ley de Empleador Único, de cara al comienzo del contrato de LUMA Energy como administrador de dicha atribulada agencia. Y es que hace 20 años, luego de jugar su último partido en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), León decidió retirarse pues había encontrado un nuevo trabajo, el cual mantuvo y cuidó hasta hace unas semanas cuando le dijeron que ahora tendría que irse a otra agencia del gobierno a trabajar.

“Yo empecé en el 2000 como celador de línea en la Autoridad, pues surgió esta oportunidad de ir a la escuela de celadores y me anoté. Pasé todos los exámenes de la escuela de celadores y empecé a trabajar, pero no estaba ni por mi mente ser celador de línea. Yo era jugador de baloncesto”, explicó León en entrevista con El Calce y Metro, subrayando que a esta profesión se entregó en cuerpo y alma, encontrando una pasión similar a la que sentía cuando estaba en el básquet.

edgar

León dijo que recibió la carta de la AEE que le informaba de su traspaso, en la cual se le indica que pasaría de ser celador de línea a ser guardia de seguridad en la Administración de Servicios Médicos de la Región de San Juan del Departamento de Salud. Pero como es característico en el Gobierno de Puerto Rico, ese traslado asemeja más un grotesco cantinfleo, tan y tan burdo que ni a comedia de errores llega.

“Recibí la carta hace varias semanas, pero pues estaba esperando a ver si esto [el contrato de LUMA] no se daba o se posponía al menos. Pero ahora la cosa no pinta bien”, apostilló en conversación telefónica.

“Me envían a la administración de servicios médicos de la región de San Juan, en Trujillo Alto, a mí y a varios compañeros. Entonces, uno de los compañeros que mandaron a la misma plaza, el fue a chequear y le dicen que esa plaza no existe porque allí ya hay una compañía de seguridad privada. Entonces, ¿de qué estamos hablando? ¿Qué va a pasar con nosotros?”, reveló el excanastero que proviene de una familia de jugadores, pues tanto él como sus hermanos Papirito y Javier participaron durante años en el BSN.

jordan edgar

“Uno no espera estas cosas, sigue con fe de que no pasen, o se aguanten, o de que se dé la lucha. Pero si me van a mover de puesto, por favor, que consideren enviarme a algo en el Departamento de Recreación y Deportes (DRD). Yo todavía tengo mucho que aportar”, acotó.

Contra. Es que ya no hacen jugadores como Edgar León. Con un aguerrido juego en la pintura y un tiro de tres envidiable, León fue uno de los mejores centros que ha visto el básquet nacional. Es miembro de la Selección Nacional que llegó en séptimo lugar en los Juegos Olímpicos de Seúl’ ‘88 y de la que llegó octava en los de Barcelona ’92.

Además, participó con los apodados “12 Magníficos” en cuatro Campeonatos Mundiales FIBA: España ’86, dónde llegamos en el puesto 16, Argentina ’90, donde Puerto Rico alcanzó el cuarto lugar; Canadá ’94, dónde Borinquen llegó en sexto puesto y en Grecia ’98, su última actuación mundialista con la selección, dónde se finalizó en el undécimo puesto.

Como jugador profesional internacional, León jugó en la Liga ABC de España en 1991 y 1992 con con el Málaga Maristas y el club Canarias, y tuvo una gran campaña en la Liga de Argentina desde 1992 hasta 1997, donde militó con los clubes Atlético Independiente, Regatas San Nicolás, Sport Club Cañadenes, Club Ferro y el Andino Sport Club.

Mantuvo una carrera de dos décadas en el BSN. Junto a Georgie Torres guió los senderos de aquellos Cariduros de Fajardo de la década de los ochenta y los noventa, hasta 1997, cuando se fue hacia los Leones de Ponce, para gardearse a Piculín Ortiz a palo limpio durante la final de 1998 contra los Cangrejeros de Santurce. Jugó con los Criollos de Caguas en 1999, con los Mets de Guaynabo en 2000 y con Bayamón en 2001, antes de decidir retirarse para atender su otra profesión de celador de línea en la AEE.

Ahora, empero, se le hace difícil recuperar el rebote ofensivo y el mismo neoliberalismo y mezquindad de los cuellos blanco que despedazó a la AEE parece darle el tapón de su vida.

“Yo espero que esto se resuelva, porque vi la directora de la Oficina para la Administración y Transofrmación de los Recursos Humanos (OATRH) del Gobierno de Puerto Rico [Zahira Maldonado] aceptó que hubo fallas en el proceso de la movilización. Si me mueve, que sea para el DRD, porque me queda mucho por darle a mi país”, finalizó el otrora pívot nacional, cuya carrera en el BSN finalizó con un total de 8,384 puntos anotados y la friolera de 4,837 rebotes recuperados, para promedio de 17 puntos por partido con 9.8 rebotes.