Félix Verdejo: “La mentalidad es de ganador”

El púgil de 26 años busca alcanzar la cima del boxeo de la mano del entrenador Ismael Salas.

Hace aproximadamente dos semanas que Félix Verdejo llegó a Las Vegas para iniciar su preparación bajo la tutela de su nuevo entrenador, el cubano Ismael Salas. En ese tiempo, Verdejo (25-1, 16KOs) dice que se ha ido encontrando a paso a acelerado.

El púgil de 26 años quiere volver a brillar como el diamante que algún día fue en el cuadrilátero. Está consiente que sus habilidades están ahí y que solo es cuestión de volver a lo básico: a los sacrificios y a la entrega total en su preparación.

Su hija de poco más de un año es su motor, el catalítico emocional que lo tiene, según aseguró, dando más del cien por ciento en el gimnasio del veterano entrenador.

“La extraño mucho, la veo por FaceTime y no es lo mismo. Pero eso me da mucho ánimo de darlo todo. Pensar en ella y en lo que viene en el 2020”, manifestó Verdejo vía telefónica desde Nevada.

Para el boricua, cada entrenamiento ha sido un avance importante. Se siente bien, como si fuera un nuevo comienzo en el boxeo.

“Me siento como nuevo. Mentalmente estoy donde tengo que estar, en el boxeo. Y siento que voy mejorando en diferentes cosas. Salas dice que mis piernas y los brazos estaban divorciados”, sostuvo entre risas.

Verdejo se refiere a su desplazamiento en el ring. De acuerdo con su nuevo preparador, no había coordinación en su técnica y la misión ahora es lograr que cada movida tenga una razón de ser.

Según el nuestro, subir al cuadrilátero no se puede limitar a tirar puños y sobrevivir. En ese sentido, confía en su talento natural para cumplir con las expectativas de Salas.

“El boxeo lo tengo. Nos hemos concentrado en tirar con más puntería y en movimientos que me ayuden a sacarle provecho a mi rapidez. El talento ha estado ahí desde pequeño y es cuestión de aprovechar eso”, señaló.

El plan es que Verdejo haga una pelea en enero. Aún no hay nombres confirmados. La última vez que se subió al ensogado fue el 20 de abril en el Madison Square Garden, en Nueva York. Allí sacó una decisión unánime que dejó a varios con las ganas de algo más.

Pero en la cabeza de Verdejo no hay espacio para el pasado.

“La mentalidad es de ganador”, dijo, subrayando su buen ánimo.

“Y a la gente de Puerto Rico les digo que coman mucho lechón por mí estas Navidades. No disparen al aire y si usan pirotecnia que sea legal”, puntualizó.