ENTREVISTA: La espera valió la pena para Yankiel 'Doctorcito' Rivera

“Estoy súper contento, todo sacrificio tiene su recompensa y el sacrificio que he hecho junto a mi familia y mi equipo de trabajo ha sido grande”, confesó Yankiel.

A pesar de recibir lujosas ofertas para dar el salto al boxeo profesional, el púgil boricua Yankiel ‘Doctorcito’ Rivera se mantuvo enfocado en su sueño: representar a la nación puertorriqueña en los Juegos Olímpicos.

Fue un proceso duro y complicado. El aplazamiento de los Juegos y la cancelación del torneo Preolímpico no le quitaron el sueño. Yankiel nunca abdicó, siguió y en verano cumplirá su sueño realidad. El nene de Yasmilinda Figueroa y Francisco Rivera será el único púgil boricua en los Juegos, así lo oficializó la pasada semana la Comisión Especial de Boxeo del Comité Olímpico Internacional (COI).

“Estoy súper contento, todo sacrificio tiene su recompensa y el sacrificio que he hecho junto a mi familia y mi equipo de trabajo ha sido grande”, confesó Yankiel, quien durante el momento más duro de la pandemia se vio obligado a irse a Las Vegas para continuar su preparación.

“Mi familia y mi equipo de trabajo han sido mi sostén, gracias al apoyo de mi familia, de mi entrenador Rolando Valcárcel, que siempre ha estado presente y fue la persona que confió en mí, porque cuando la chiringa está volando todo el mundo puede agarrarla, pero lo difícil es elevarla y él estuvo conmigo desde el principio, de mi preparador físico Yamil Rodríguez, que siempre está pendiente a mí, he podido llegar a donde estoy”.

El medallista de bronce al nivel centroamericano y panamericano tiene grandes ambiciones: quiere ser campeón olímpico en la división de los 52 kilogramos. Pero sus ambiciones no se quedan ahí, él está claro que una vez acabe su participación en Tokio, su próximo paso será el boxeo profesional donde espera recetar nocauts a diestra y siniestra y convertirse en campeón mundial.

Un ‘doctor’ que tiene receta para cada oponente

“En mi casa somos tres hermanos. Mi hermano se pasaba en la mecánica ayudando a mi papá, mi hermana con los animales y yo con mi mamá ayudándola en sus estudios. Un día, un muchacho me dijo que yo iba a ser doctor y desde ahí empezó. Pero ya tú sabes… ahora soy el ‘Doctorcito’ porque tenemos una receta pa’ to’ el mundo”, confesó Rivera sobre cómo surgió su apodo.

El boxeo le ha dado mucha gloria a Puerto Rico en Juegos Olímpicos. Seis de las nueve medallas olímpicas de la isla han sido conquistadas por boxeadores: una plata (Luis Ortiz, Los Ángeles 1984) y cinco bronces (Juan Evangelista Venegas, Londres 1948; Orlando Maldonado, Montreal 1976; Arístides González, Los Ángeles 1984; Aníbal Acevedo, Barcelona 1992 y Daniel Santos, Atlanta 1996). En 1956, en Melbourne, el ponceño José ‘Chegüí” Torres ganó plata representando a Estados Unidos. Así que, en suelo nipón, Yankiel buscará añadir su nombre a ese listado.